longueira A1

El presidente de la UDI, Hernán Larraín aclaró que el único organismo capaz de suspenderle la militancia al ex senador Pablo Longueira -investigado por el bullado caso SQM- es el Tribunal Supremo de la Colectividad.

Según consigna T13, el timonel gremialista aseguró que “ni el presidente, ni la directiva, ni la comisión política pueden quitar a un militante su condición de tal, quienes toman decisiones con carácter sancionatorio, disciplinario, como suspender la militancia a una persona investigada es el Tribunal Supremo, que es el equivalente al poder judicial”.

El jurista aprovechó la instancia para explicar que en su partido “no hacemos una defensa corporativa (en favor de Longueira), es un error, decir eso es una apreciación que no dice relación con la realidad, no soy abogado defensor ni juez, pero tampoco soy abogado persecutor”.

En otros pasajes de su exposición, el senador enfatizó que aquí “lo importante es no adelantar juicios porque es muy delicado, el honor de las personas no se reconstruye con la facilidad que se destruye, aquí está en juego el honor de la persona, de personas que han asumido responsabilidades públicas también tienen derecho a un juicio justo, démosle a esas personas el beneficio de presunción de inocencia”.

“Las personas afectadas tendrán que ir definiendo cómo asumen esto desde una perspectiva pública, las defensas públicas pueden entorpecer o complicar su defensa judicial”, sentenció Larraín.

Cabe decir que el ex candidato presidencial gremialista, Pablo Longueira, ha estado bajo la lupa luego que The Clinic Online revelara una serie de correos con el ex gerente general de SQM, Patricio Contesse, donde el ex senador le enviaba información sobre la tramitación de la Reforma Tributaria impulsada por el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Por su lado la revista Qué Pasa también reveló otros emails entre ambas figuras. Esta vez decían relación con la implementación de un royalty minero para enfrentar la emergencia que dejó el desastre natural del 27F.

El hecho generó una serie de críticas tanto del oficialismo como de la propia derecha, donde el fundador de Evópoli Felipe Kast, fue más allá y pidió a la UDI congelar la militancia de Longueira.