estu

Estudiantes secundarios y universitarios ofrecieron una encendida conferencia de prensa este jueves, luego de los duros enfrentamientos que hubo con efectivos de Carabineros en el sector de Plaza Italia en medio de la marcha no autorizada de este jueves.

“Hubo un exceso por parte de Fuerzas Especiales y eso es porque el Gobierno y el ministro (del Interior) Jorge Burgos nos tiene miedo. Le tiene miedo al movimiento estudiantil, porque ya le dijimos que pasamos a la ofensiva, nos vamos a seguir movilizando, no sólo en Santiago, sino en todo el país, no dejándolo gobernar”, señaló el vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) Diego Arraño.

En un tono similar, la vocera de Confech, Marta Matamala, afirmó que “los estudiantes tenemos claridad de que no tenemos por qué pedir permiso para salir a marchar. Cuando los estudiantes nos reunimos con la intendencia lo hacemos por deferencia e intentando asegurar seguridad a nuestros compañeros y que la coordinación con Carabineros no vaya justamente contra los manifestantes, y lo que recibimos muy por el contrario fue justamente la represión desmedida”.

En ese sentido, los manifestantes acusaron haber sido reprimidos y agredidos por personal de la policía uniformada.

“Tenemos un estudiante que está constatando lesiones tras haber sido golpeado por Carabineros, tenemos compañeros heridos porque todos somos testigos de cómo Carabineros de Chile sitió la ciudad (…). El llamado es más fuerte que nunca a la Presidenta (Bachelet) que de una vez por todas de soluciones concretas a las demandas del movimiento estudiantil”, exclamó el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Central, Gabriel Iturra.

El presidente del centro de alumnos del Instituto Nacional, Roberto Zambrano, emplazó al gobierno a dar respuestas prontas. “Aquí no puede haber silencios (…) No los dejaremos gobernar”.

Los enfrentamientos entre estudiantes y Carabineros se produjeron en el sectores del Parque Bustamante, Parque Forestal, Vicuña Mackenna y Alameda.

Los disturbios se extendieron por espacio de tres horas.