sabat a1

Un giro inesperado tuvo la declaración que prestó el pasado 30 de mayo el ex alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, frente al fiscal oriente Jose Antonio Villalobos en marco de la investigación por una supuesta aprobación ilegal de la licitación a la empresa de retiro de basura KDM, fraude al fisco y enriquecimiento ilícito, denuncia realizada por el ex concejal Pablo Vergara.

En calidad de imputado, Sabat aseguró que las acusaciones eran infundadas, que todo estaba en regla, que su patrimonio estaba justificado, que las entidades correspondientes habían visado los procedimientos y que jamás había recibido plata de la firma.

Sin embargo, reveló que en una oportunidad, cuando en 2012 se discutió en el concejo municipal si se mantenía a KDM o bien se cambiaba por otra firma de recolección de residuos sólidos, el concejal Jaime Castillo (DC), concurrió a su oficina.

Allí, como una manera de convencerlo, Castillo le habría indicado que si aprobaban a la segunda empresa en competencia -Dimensión- los gastos de campaña de todos los concejales de la Concertación quedarían saldados.

Sabat le indicó a Villalobos que en ese mismo instante echó a Castillo de su oficina con viento fresco, sin mencionar la supuesta cantidad de dinero que recibirían si adjudicaban el retiro de la basura a dicha firma.

Esta es la primera vez desde que se inició la indagatoria en febrero pasado, que Sabat prestaba testimonio, como también la primera oportunidad en que deja entrever un viso de presuntas coimas por parte de otro miembro del concejo municipal de Ñuñoa.

Este diario contactó a Jaime Castillo. El concejal de la DC indicó que los dichos de Sabat, no eran más que meros “aleteos de ahogado”.

“Lo que él dice por supuesto que no es cierto. Yo ni siquiera podía entrar a su oficina porque era un búnker. Además nosotros ni siquiera teníamos relación . Es un invento por la situación que atraviesa. Es la reacción de un desesperado”, concluyó.

Momento exacto

Las diferencias de criterios de Sabat y Castillo constan en el concejo del 14 de marzo de 2012 y que está grabado. En la oportunidad, Castillo argumenta en contra de otorgar la licitación a KDM. Básicamente, impugna que el valor aumentará en más de $ 1.300 millones y que dicha diferencia con los otros oferentes es “muy sustantiva”.

“La verdad es que eso a mí me complica, porque me parece excesivo, por mucho cambio que se haya producido, no creo que pueda ser tanto”, dijo Castillo hace ya más de cuatro años.

De vuelta, Sabat irrumpe: “Me imagino que pidieron la información de la otra empresa que estamos hablando, la empresa Dimensión, que es la seguidora de Enasa. ¿Qué le pasó a esta empresa? Quebraron, le quitaron la flota, todas las comunas se fueron al tacho, son los mismos dueños que tienen otro nombre. Ya vimos en 2003 lo que pasó, le requisaron camiones la fiscalía, porque clonaron las patentes de los camiones”.

Castillo nuevamente responde: “Si la plata fuera tuya o mía me importa un rábano. La gente nos está mirando… es una propuesta millonaria”.

En síntesis, le pelea en el concejo fue mala para Sabat. A favor de favorecer a KDM hubo tres votos. En contra 5. Sin embargo, con el pasar de los días y atendido a que no hubo quorum, Sabat hizo uso de sus facultades y otorgó a KDM la licitación.