Andrés Santa Cruz

El ex presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Andrés Santa Cruz, aseguró derechamente que este segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet pasará a la historia por llevar al país a la mediocridad

En entrevista con La Tercera, el empresario criticó la forma en que el gobierno está llevando a cabo temas importantes como la reforma laboral, y a la descalificación en la que estaría cayendo la Nueva Mayoría al decir que todo “lo que se ha hecho es malo, que hay que demoler”.

Los acontecimientos y el camino elegido, advierte Santa Cruz, podría llevar a una “fractura social”.

Al ser consultado por la determinación de gobierno de explorar la vía constitucional para la reforma laboral, el ex presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) contestó que “el camino no es la reforma constitucional, menos aún cuando el gobierno está en el proceso de estudiar qué Constitución debiera regirnos. Para una cosa coyuntural, es completamente equivocado. La reforma laboral como está planteada es arcaica; del siglo XIX. Una reforma que responde a otras lógicas de relación al interior de las empresas: se tiende a suponer que hay relaciones de conflicto y lo que hay es colaboración”.

“Es una reforma que rasca donde no pica”, precisó.

Santa Cruz señaló hace algún tiempo que el veto en este sentido tenía olor a revancha. Ahora expuso que ir por la vía del cambios constitucional “es persistir en un camino equivocado”.

En esa línea dijo que “lo grave que está pasando en el país es que estamos tensionando la relación social. Las crisis políticas y económicas son importantes, pero cuando comienza a deteriorarse la convivencia social, y cuando estamos avanzando por la vía de la descalificación, de la violencia, se avanza hacia un camino que lleva a una fractura social; eso sería gravísimo para Chile”.

Pese a que reconoció que “todos hemos contribuido” en esto, recalcó que “la principal responsabilidad recae en la coalición gobernante. Puedo discrepar políticamente y tener ideas distintas a otros, pero eso no amerita la descalificación”.

A juicio del dirigente gremial, eso se nota “cuando alguien propone algo se hace un cuestionamiento no a la política, sino a la persona, a su calidad moral. Lamentablemente esto se inició con el término de la “retroexcavadora”. Luego, en la reforma educacional se denostaba el lucro, cuando el lucro bien ganado es totalmente legítimo. También vemos tensión y violencia en los encapuchados en la calle, donde el orden ha sido sobrepasado. Y para qué decir lo que sucede en La Araucanía, donde continúan los ataques y no pasa nada… Hoy hay una forma de convivencia que consiste en tratar al otro como enemigo. Y esa forma está haciendo agua. Empresarios, trabajadores, medios de comunicación, políticos, todos, nos necesitamos”.

Sobre la Nueva Mayoría criticó que “mucho de su discurso parte por decir que todo lo que se ha hecho es malo, que hay que demoler, no aceptarles más a los explotadores, sinvergüenzas. Y no piensan que éstos están repartidos bien parejito en toda la sociedad”.

En materia económica, Santa Cruz planteó lo que espera del Gobierno para que se recupere la confianza y la inversión en nuestro país.

“Primero, que cierre la incertidumbre y no deje abierto el tema constitucional durante los dos años que quedan. Si se sigue cuestionando lo que se ha hecho, denostando y descalificando, no se contribuye a las confianzas. Debemos procurar buscar un gran acuerdo nacional respecto de qué país queremos y cómo nos hacemos cargo de las distintas falencias. Cuando el gobierno asumió y propuso una reforma tributaria el empresariado dijo que había que hacerla para allegar recursos para invertir en calidad de la educación, pero preocupándose de generar el menor impacto en la inversión y el crecimiento. Y mire lo que hicieron: una muy mala reforma, amén de técnicamente desastrosa”, lanzó.

A su vez, agregó que “esto responde más que a una agenda de medidas específicas, a un gran acuerdo nacional que debiera decir: no podemos seguir destruyendo nuestras instituciones, destruyendo al sistema político. Necesitamos fortalecer de nuevo la institucionalidad que ha sido, a mi juicio, exitosa. Los avances de Chile han sido fruto de grandes acuerdos, que representan el sentir de gran parte de la población”.

El empresario admitió que “confío en que hay bastante gente en el gobierno que tiene ese pensamiento, pero mi percepción es que son sobrepasados por los que están en un discurso rupturista, refundacional e ideológico”.

En este sentido advirtió que si se sigue en este camino “el riesgo es que la situación actual se agudice. Que el crecimiento siga muy bajo, que el desempleo crezca, y lo más importante, si se sigue este camino van a provocar una fractura de la sociedad”.

“Lamentablemente, en vez de pasar a la historia como un gobierno transformador, lo hará como uno que condujo al país a la mediocridad”, enfatizó.

Santa Cruz aseguró que se siente “completamente sorprendido” con lo que ha sido este segundo gobierno de Bachelet, puesto que “compartíamos los desafíos. Cuando ella decía que había que preocuparse del tema educacional, lo compartimos. Pero nunca pensamos que cuando hablamos de calidad en la educación, no nos íbamos a preocupar de lo que pasa en el aula, de la educación preescolar, y que en cambio de lo único que nos preocuparíamos es de quién es el propietario de los colegios, y cómo le damos gratuidad a los que gritan”.