sala de clases A1

En medio de la discusión que se da en Chile en torno a si los colegios deben seguir enviando o no tareas para la casa, Estación Central ya se decidió y optó por eliminar este acto de sus establecimientos municipales de educación.

La medida se tomó, según cuenta el alcalde Rodrigo Delgado (UDI) a Emol, porque se dieron cuenta que las tareas las hacían los papás y no los estudiantes. Además de no funcionar como material complementario sino como la materia que no se alcanzaba a ver en clase.

Así que desde el 2014 cerca de 4.500 estudiantes no llegan a la casa con tareas. Eso sí, se implementó un programa de lectura y escritura para que los niños mejoraran su comprensión lectora y el resultado de aprendizaje en las clases fuera más eficiente.

“Y así, progresivamente, se comenzaron a pasar las materias en clases, el trabajo se empezó a hacer en el aula, y se hizo menos necesario enviar tareas para la casa, y las fuimos eliminando hasta que el día de hoy ya no tienen tareas”, añadió el edil.

El resultado en cifras es igual de positivo: este año aumentó la matrícula a instituciones municipales en un 2% y la asistencia subió. Luis Bravo, director de la Escuela Unión Latinoamericana agregó que en los últimos 3 años la asistencia escolar subió de un 79% a un 85%, esto porque muchas veces los apoderados no enviaban a los estudiantes a clase porque no habían hecho las tareas.