El hilarante relato del profesor Rossa sobre su último infarto

“En el instante en que me pasan a mí a la sala de operación, donde me van a hacer una angioplastía, yo estoy ahí (boca arriba) y entra un compadre que me dice ‘qué anda haciendo aquí profesor Rossa’, yo le digo ‘puta que soy hueón, qué voy a andar haciendo aquí… vine a comprar pan poh, le digo yo'”.

profesor En el programa "Mentiras Verdaderas" de La Red, el humorista Iván Arenas, conocido por su personaje del "Profesor Rossa", contó una divertida anécdota que le tocó vivir cuando fue operado de un cuarto infarto. "Yo soy una gran coleccionista de muchas cosas y ahora dije voy a coleccionar infartos, tengo cuatro, hueón", partió contando Arenas al conductor Ignacio Franzani, ya en tono de broma. "Curiosamente yo me echo la culpa de verdad hasta el tercer infarto, debo reconocerlo, pero este cuarto, es una mierda, huevón, es una mala cuea", afirma. Arenas rememora que "un mes y medio antes yo me había hecho todos los exámenes habidos y por haber, hasta esta cuestión que te ponen... un holter". "Me fue estupendo, me saque el perfil bioquímico, no tengo el triglicérido alto, estoy dentro de los límites de colesterol, tenía todo bueno... y me viene un infarto, hay que se muy...", dice. Después de eso, ríe Arenas, y empieza a recordar la anécdota que le pasó en la clínica. "En el instante en que me pasan a mí a la sala de operación, donde me van a hacer una angioplastía, yo estoy ahí (boca arriba) y entra un compadre que me dice 'qué anda haciendo aquí profesor Rossa', yo le digo 'puta que soy hueón, qué voy a andar haciendo aquí... vine a comprar pan poh, le digo yo'". "Ahí como que se dio cuenta  y reaccionó... la pregunta hueona", agrega. Sobre la operación, relata, "te ponen un delantal al revés, te dejan el poto al aire, es rara la hueá, el poto no importa que te lo vean, pero te tira la cuestión para atrás, con una máquina de afeitar, te toma la sistemática (el pene), yo me di cuenta hueón que me la tomó sin guante... yo dije 'aquí va bien la cosa, como que quiere algo esta hueona' ... que te tome la huea sin guante poh hueón, hay que ser harto patua", lanza entre las risas de Franzani. "Imagínate que yo le hubiera agarrado una teta, no me puede decir nada", aventura. "Lo encontré raro, entra, te agarra la hueá, como que está agarrando cualquier hueá, es una hueá que uno quiere por hueón,  que me sirve. Entonces, entra el médico y le dice 'qué está haciendo', 'lo voya afeitar', 'no le dice, si lo vamos a hacer aquí por la muñeca' ... no tenía idea". "Yo le digo doctor no se preocupe, entre la muñeca y la corneta se quedó con la corneta", cierra Arenas, desatando la risa del comunicador.  
Comentarios