solange huerta

En los ocho años que estuvo al mando de la zona occidente, la nueva directora del Sename y ex fiscal Solange Huerta, optó por archivar o decretar decisión de no perseverar en más del 69% de las causas de delitos sexuales en contra de menores de edad.

Así lo reveló este domingo un reportaje de La Tercera, donde a partir de un análisis de toda su gestión concluyeron que de los 1.424 delitos sexuales contra menores investigados por Huerta condenó 159, absolvió 57, sobreseyó 88, no perseveró en 205, archivó 795 causas y cerró 120 en otros términos.

Según la investigación del citado medio, la directora del cuestionado Servicio, sólo en su último año en la Fiscalía Metropolitana Occidente (2015), decidió enviar a archivo o decretar decisión de no perseverar en 1.000 casos de delitos sexuales contra menores. Dicha cifra corresponde al 70,2% de las causas que le tocó investigar en esta materia y supera por siete puntos porcentuales el promedio nacional de salidas administrativas, que en estos casos es del 63%.

El reportaje además señala que del total de casos que indagó la Fiscalía Occidente el 2015, en delitos de diversas materias, Huerta registra el mayor número de causas cerradas por decisión de no perseverar a nivel nacional con 7.144 casos. En 2015 la ex fiscal llegó a sentencias condenatorias sólo en el 10,3% de los casos que le tocó revisar, lo que corresponde al índice más bajo en las fiscalías regionales, donde el promedio es de 15,2%.

Por otro lado, en casos de violencia intrafamiliar, la ex persecutora sólo llegó a sentencias condenatorias en 5,4% de los casos, convirtiéndose en la tercera con el peor registro en el país en ese tipo de delitos, con 4 puntos menos que el promedio nacional.

Para el presidente de la Fundación para la Confianza, José Andrés Murillo, “estas situaciones sin duda pueden abrir una puerta de cuestionamiento y desconfianza. El camino para restablecer dicha confianza implica, en primer lugar, que un director o directora de un servicio tan importante como el Sename debe pasar un sistema de elección como el de Alta Dirección Pública”. En la misma línea, para Laura Germain, directora de la Fundación de Prevención de Violencia Infantil, “las cifras son preocupantes y creo que un abogado no debería estar a cargo del Sename, por la falta de visión que tienen con casos de menores. Aquí deben intervenir profesionales de más áreas, como de salud mental, terapeutas, etc.”

En el reportaje, también se asegura que tras su designación como nueva directora del Sename en julio pasado, la ex fiscal, quien había renunciado hace sólo dos meses al Ministerio Público, llamó inmediatamente al persecutor Marcos Emilofork, quien había asumido el mando de la indagatoria en contra del Sename con el fin de establecer el número de menores muertos en centros dependientes de la institución.

Dicha actitud, según fuentes consultadas por dicho medio, habría sacado ronchas en el Ministerio Público pues se podía ver como una especie de intervención en la autonomía del fiscal.