Estudiante de la U. del Desarrollo acusa a tres compañeros de agresión homofóbica

Estudiante de la U. del Desarrollo acusa a tres compañeros de agresión homofóbica

Luis Alberto Palma (21), estudiante de Derecho de la Universidad del Desarrollo -una de las universidades más populares del sector oriente- acusa a tres estudiantes de Ingeniería Comercial de agredirlo a él y a su pololo en una Copec en La Dehesa, a principios de septiembre. Si bien los tres estudiantes fueron formalizados por lesiones menos graves y leves, Luis Alberto asegura que no se consideró el hostigamiento y los insultos homofóbicos que llevaron a la agresión y que el caso se cerró como si fuese una simple riña.

Estudiante-de-la-U Era una noche excepcionalmente lenta en la Copec de Av. El Tranque con Av. La Dehesa. Ya eran las cinco de la madrugada del sábado 3 de septiembre y en el servicentro, que según sus propios vendedores “se llena a esa hora por el bajón”, estaba completamente vacío. A ese panorama llegaron en auto Luis Alberto Palma (21), su pololo Eduardo Cabello (20) y dos amigos, a comer después de un carrete que habían tenido en un departamento en La Dehesa. El grupo frecuenta el barrio. Luis vive en Vitacura, al igual que sus dos amigos, Santiago y José (ambos nombres fueron cambiados para proteger su identidad). Eduardo es el único que vive en Providencia. Todos estudian en las universidades más cuicas del sector. “Nosotros nos cuidamos y no andamos en comunas peligrosas donde la gente actúa con maldad. Siempre estamos desenvolviéndonos en lugares seguros, nos movemos en La Dehesa”, cuenta Eduardo. Nada les podía pasar. Luis Alberto y Eduardo fueron los primeros en pedir comida. Santiago y José estaban más indecisos. Mientras elegían, un grupo de jóvenes entró a la Copec y se puso detrás de ellos en la fila. “Estaban prendidos, típicos pendejos jugosos. Cacharon que el José era gay, porque es mucho más amanerado”, recuerda Luis. Según cuenta él y sus amigos, las burlas comenzaron casi inmediatamente. “Empezaron a decir que éramos maricones, fletos y se reían. Después fue empeorando y ya éramos unos fletos culiaos, maricones de mierda”, cuenta Santiago. Si bien todo el grupo empezó a burlarse, relata Santiago, fueron tres los más entusiastas: C.D.G (21 años), D.U.V (25) y R.T.T (20) Todos ellos, según sus certificados de enseñanza media, son exalumnos del Craighouse y estudiantes de ingeniería comercial en la Universidad del Desarrollo. Sin saberlo, los tres eran compañeros de Luis Alberto, que cursa tercer año de Derecho en la UDD. “Compramos comida y nos siguieron molestando y además nos dijeron insultos clasistas” dice Santiago. Aburrido del hostigamiento, José decidió enfrentarlos. La discusión rápidamente subió de tono y Luis Alberto y Eduardo se metieron a defender a su amigo. “Se alteraron porque no pensaron que nos íbamos a defender. Pensaron que podían tratarnos así y nosotros no íbamos a decir nada”, afirma Luis. -Uno de ellos me gritó que yo tenía cara de vivir en el paseo Ahumada y que no tenía nada que hacer allá. También nos dijeron que ellos eran de Los Trapenses y estábamos invadiendo su territorio- relata Eduardo. Luis y sus tres amigos deciden irse de la Copec y se suben al auto de Santiago. Pero el conflicto siguió. “Vamos, bájate del auto y pelea como hombre”, le dijeron a Eduardo. Ofuscado respondió a la invitación y Luis, su pololo, lo acompañó. Ahí ambos se quedaron discutiendo en dos grupos separados. “Traté de dialogar con ellos”, afirma Luis. Pero los esfuerzos fueron en vano. “Cállate fleto maricón, ándate de acá”, asegura Eduardo que le dijo D.U.V. Empezaron a empujarse y entre tironeos, a D.U.V se le rompe la polera. “Ahí me pega tres combos en la cara de una, principalmente en la nariz y en un ojo”. Eduardo inmediatamente empezó a sangrar. Luis seguía en medio de la discusión con R.T.T. y C.D.G. “intenté apaciguarlos, porque el cajero de la Copec había llamado a Carabineros. Y ahí me grita: ‘Maricones o no, les vamos a pegar igual’”, recuerda el joven. Un golpe de puño le llega directo a su cara. Trata de devolverlo, pero lo empujan contra el vidrio del Servicentro, destrozándolo. Luis cae al suelo. “Entre todos me empiezan a patear con furia. Sentía las patadas en mi cara, en mi cabeza, en la espalda. Perdí la conciencia por algunos segundos”. “Fue brutal ver a mi amigo ser golpeado y yo no podía hacer nada, porque no sé pelear”, recuerda Santiago. Eduardo aún sangrando se percata que el grupo estaba agrediendo a su pololo justo cuando llega Carabineros. Dos funcionarios se llevan detenidos a los tres estudiantes de la UDD por delito flagrante y Eduardo y Luis fueron trasladados a constatar lesiones al consultorio de Lo Barnechea. Ahí les tomaron declaración. Ambos pidieron ser trasladados a la Clínica UC de San Carlos de Apoquindo, donde pasaron toda la noche con morfina para calmar los dolores. Según el informe médico de lesiones, Luis quedó con múltiples hematomas y erosiones en su rostro, traumatismo encéfalo craneano y una fractura nasal. Además, el documento afirma que las lesiones lo tendrán incapacitado por 20 días, por lo que sus lesiones caen en la categoría de menos graves. Eduardo también quedó con hematomas en su rostro y sus lesiones quedaron registradas como leves. Al día siguiente, cerca de las una de la tarde, Eduardo llegó con su pololo a su departamento. Luis que apenas podía hablar por el dolor, cumplía 21 años. Celebrar ese día parecía inútil. Pusieron el celular en modo avión y se acostaron a dormir. GATO POR LIEBRE Luis Alberto nunca se ha sentido una víctima de la homofobia. “Mi familia siempre me ha apoyado, nunca sufrí bullying, es primera vez que me pasa algo así”. No se considera una activista LGBT y jamás ha ido a una marcha relacionada con el tema. “Solo sabía de ataques homofóbicos por la tele, especialmente por el caso de Daniel Zamudio”, cuenta. Eduardo y sus amigos comparten la misma experiencia. -Nunca me he sentido discriminado por ser gay. Había escuchado historias, jamás me lo había imaginado. Pero ver a un amigo ser golpeado así es muy fuerte. Se supone que ellos son personas educadas y decentes- reflexiona Santiago. Según detalla el parte de Carabineros, R.T.T y C.D.G estaban “agrediendo en el suelo con golpes de pies y puño” a Luis Alberto cuando llegaron al lugar. También señala que los tres detenidos no tenían ningún tipo de lesión al momento de su arresto y que además, presentaban un grado alcohólico normal. Para el estudiante de Derecho de la UDD, esto es una agravante: “Ellos actuaron bajo conciencia ¿Qué les ocasiona entonces tanta rabia a ellos para golpearme así hasta dejarme inconsciente?. Si Carabineros no llega, me pudieron haber matado”. Según Luis Alberto, en la declaración que dio a Carabineros en el consultorio de Lo Barnechea, especificó que la agresión se había producido por un continuo hostigamiento con insultos homofóbicos. Este pasquín accedió al parte policial, sin embargo, no se encontraban las declaraciones que Luis y Eduardo señalan. La audiencia de control de detención de R.T.T, C.D.G. y D.U.V. fue el domingo 4 de septiembre a las 16:30 horas. Duró menos de cinco minutos. R.T.T y C.D.G fueron formalizados por lesiones menos graves –quedando con prohibición de acercarse a la víctima- y D.U.V. por lesiones graves. Todos quedaron en libertad y la causa penal se cerró. Pasaron un par de días antes que Luis Alberto y Eduardo se enteraran que la causa se había cerrado en 24 horas. Nadie los notificó, por lo que aún seguían esperando noticias. “Nos enteramos que quedaron libres con firma mensual por un año. Seguramente tomaron la agresión como una riña y no como ataque homofóbico. ¿Habrán influencias? No lo sé, pero nos dejaron completamente fuera del proceso”, afirma Luis. Frustrado, subió fotos de sus agresores a Facebook y contó lo que había pasado. La publicación fue compartida miles de veces por redes sociales. Luis Alberto se acercó a la Fundación Iguales pidiendo ayuda y orientación legal, pero luego de revisar el caso, le dijeron que los plazos del recurso apelación -para anular la sentencia de los tres estudiantes- se habían vencido. “Tenía que hacerlo dentro de los primeros cinco días, pero yo no sabía y apenas me podía levantar de la cama. Por ley antidiscriminación ya no se puede hacer nada. La única opción es abrir una causa civil por indemnización de perjuicios”. dice Luis. La Fundación también le aconsejó que buscara su propio abogado para seguir el proceso. Linda Hintz, del estudio H&F abogados, tomó recientemente el caso para continuar con la causa civil. A pesar de que aún no maneja el detalle de la sentencia, asegura que “se siguió un proceso sin la parte afectada y no se le dio la posibilidad a la víctima de expresar qué pensaba de la decisión, porque según lo que plantea Luis Alberto, jamás los notificaron”. Y agrega: “No sabemos por qué no se siguió una investigación por el delito de agresiones en el contexto de conducta homofóbica, pero será parte de la investigación esclarecer estas dudas”. Jaime Parada, activista de derechos LGBT, fue la primera persona con la que Luis Alberto y Eduardo se reunieron. Una semana antes de la agresión, había dado una charla en la Universidad del Desarrollo, donde justamente habló de la homofobia en el barrio alto. “La homofobia abc1 no existe por la educación formal, si no porque hay muchos prejuicios. Es un problema ideológico, porque generalmente las clases acomodadas tienen una vinculación fuerte a congregaciones religiosas” afirma Parada. Y agrega sobre la dificultad de estos casos: “Está tan naturalizado decirle maricón o fleto a un hombre, que incluso Donald Trump lo hace. La gente le baja el perfil, lo igualan a decirte hueón, pero depende mucho en el contexto que se diga. Falta educación con perspectiva de género”, explica. La Facultad de Derecho de la UDD está al tanto de la situación, sin embargo Luis Alberto, que por estos días se encuentra con licencia médica, aún no ha entregado los documentos necesarios para ver la posibilidad de iniciar una investigación interna. De igual forma, Vicente Pares, presidente de Diversa UDD, colectivo de Diversidad Sexual de la universidad, asegura que también están a la espera de más antecedentes cuando Luis Alberto se recupere. - Le dimos todo nuestro apoyo, porque este es el primer caso que nos llega al interior de la UDD y esperaremos a tener toda la información para saber en qué podemos ayudar. Sin importar el estrato social, la homofobia es un problema que nos concierne a todos-, asegura el presidente de Diversa UDD. The Clinic se comunicó con los estudiantes de ingeniería comercial involucrados en la agresión para conocer su versión de los hechos, pero declinaron referirse al tema. Solo C.D.G se limitó a decir: “Es un tema ya cerrado, niego completamente que haya sido un ataque homofóbico”. A más de un mes de la agresión, Luis decidió irse a la casa de su familia a Pucón. Todavía no puede recuperarse. “Siempre he sido muy seguro, deportista. Pero ahora sufro crisis de pánico, me mareo con facilidad y cuando estoy en multitudes me desespero”. Como parte de su tratamiento psicológico, actualmente está tomando calmantes y un antidepresivo para evitar las crisis. Sin embargo, cada vez que piensa en volver a su universidad, Luis vuelve a estresarse: “Cuando fui todo el tiempo tuve miedo de encontrármelos en el pasillo o en el casino o que le hicieran daño a mi auto. Me da mucha ansiedad”.
Comentarios
Sabía ud que... LOS PECES DE ACUARIO SON MÁS SENSIBLES QUE LOS PECES DE CAPRICORNIO. -------------------------------- Sabía ud que... HASTA LA HERIDA DE FULVIO ROSSI TUVO MÁS PUNTOS QUE EL PROGRAMA DE CHECHO HIRANE -------------------------------- Sabía ud que... LA VIDA ES UNA LOTERÍA: NUNCA VAS A GANAR. -------------------------------- Sabía ud que... UN JUICIO ABREVIADO ES UN JUI. ABREV. -------------------------------- Sabía ud que... CUANDO TE PREGUNTEN SI VAS A PAGAR CON TARJETA, NO RESPONDAS “EFECTIVAMENTE”. --------------------------------