bochorno

Los candidatos presidenciales, Alejandro Guillier y José Miguel Insulza, ocuparon sus respectivas cuentas de Twitter para afirmar que lamentaban lo ocurrido anoche en la cena anual de Asexma, cuando ambos se mostraron sonrientes mientras el ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, recibía una muñeca inflable de parte de Roberto Fantuzzi para “estimular” el crecimiento.

“Lamentamos incidente en Asexma. Condenamos todo tipo de discriminación y violencia de género, incluso la simbólica”, escribió el senador independiente, mientras el ex agente en La Haya, indicó que “mi postura contra el machismo y la violencia de género es antigua y conocida. Lamento y rechazo lo ocurrido ayer en la junta de Asexma”.

Posteriormente y desde el Congreso, Guillier ahondó en el polémico episodio y afirmó que más que mala intención, había sido un error.

“Más que un crimen, fue un error. Un error de mal gusto. Y claro, te pilla por sorpresa, uno se ríe, está descolocado, pero todos tenemos conciencia que fue una metida de pata que hemos lamentado y el propio Roberto Fantuzzi lo hizo también a primera hora, y creo que hay que colocarlo en su justa dimensión. Más que afán de dañar a alguien, fue una situación incómoda, inesperada, y que descolocó a todos lo estábamos ahí. Espero que esas cosas no las repitamos, sí”.

El parlamentario dijo además que “hay mucho camino por avanzar en materia de zafarse de los atavíos culturales machistas y de la broma chilena, que siempre es un poco reírse del defecto ajeno, del modo de ser ajeno. Hay cosas que tenemos que mejorar, es cosa de aprendizaje.”

Al ser consultado por si el hecho es “es violencia o atenta contra la mujer? respondió que “es un mal gusto. Fue inoportuno y nuestra reacción fue torpe por lo inesperado, una sorpresa. Tampoco hay que llevarlo más allá de la connotación que tiene. Un error que se tiene que rectificar porque efectivamente tiene una connotación machista muy fea”.

 

Pese a las disculpas de ambos, los usuarios de las redes sociales las advirtieron tardías, e insistieron en las sonrisas con que aparecían en la foto.