Relatos de una ex pokemona: La primera vez que poncié

“Di mi primer beso en la Rapa Nui un domingo a las 6 de la tarde… No sé quién era ni cómo se llamaba; estaba bailando con unas amigas ‘Ponte Ahí’ de Jowell y Randy cuando aparecieron tres cabros. Corte de piña, sebo, pulseras flúor: todo lo necesario para cautivarnos”, recuerda.

pokemones-yt

“La adolescencia es terrible; la pre-adolescencia es todavía peor. La búsqueda de identidad y pertenencia te pueden llevar a lugares tétricos e incómodos que hacen que te preguntes: “¿Realmente vale la pena ser popular?”. Al atravesar aquellos dolorosos años (por allá, el 2006), muchos de nosotros tuvimos la mala suerte de coincidir con la nacimiento de las famosas y cuestionables tribus urbanas. De todas ellas, probablemente la que más vergüenza causa es haber sido Pokemón”.

Así comienza el testimonio de una joven publicado en el sitio Pousta, donde relata esa época pokemona donde lo único que importaba era romperla en Fotolog con una cuenta Gold, pasearse por distintas discos como la Luxor o el Rapa, poncear y tener un pelo full raro porque, según ellos, era la raja.

“Reggaeton, sudor y muchas pulseras flúor: esos son los ingredientes primarios para crear el Pokemón perfecto. Tener administrador en tu Fotolog Gold, ser VIP en la Luxor y no lavarte el pelo por cinco días te hacía ser un connotado”, explica la ex pokemona.

Dentro de su relato, confesó que “por intentar ser pokemona (digo intentar, porque nunca me funcionó), di mi primer beso en la Rapa Nui un domingo a las 6 de la tarde, cuando tenía 13 años. No sé quién era ni cómo se llamaba; estaba bailando con unas amigas ‘Ponte Ahí’ de Jowell y Randy cuando aparecieron tres cabros. Corte de piña, sebo, pulseras flúor: todo lo necesario para cautivarnos. Se pusieron a bailar con nosotras, y mis amigas ya se estaban besuqueando con ellos antes de que la canción acabara”.

Añadió que “mi Romeo vio la situación y se lanzó. Tenía un aliento a caca provocado por mezcla de cigarro y un ron barato que estaban tomando, e hizo de mi primer beso la peor experiencia de mi vida. Escondí mi lengua lo más al fondo que pude para que no tuviera la mala suerte de tocar la suya. Me hice la muerta y terminó por rendirse. Fue la primera y última vez que poncié”.

Pese a que realizó varias prácticas pokemonas y en apariencia también lo hacía bastante bien, admitió que “no todos los que compartimos la chasquilla sebosa y el delineado dramático fuimos exactamente Pokemones. De hecho, algunos nunca lo fueron. Otros mutaron y se convirtieron en emo, hardcore, screamo, scene, etc, etc; pero para el tío que siempre buscaba incomodarte en el almuerzo familiar y al ojo público todos éramos simplemente pokemónes, sin importar si te gustaba Alesana o Arcángel”.

“Después de mi intento fallido por ser pokemona, me pasé a escuchar The Used, Breathe Carolina, Bring Me The Horizon y me empecé a creer screamo. Quería aumentar mi nivel de rudeza – que era increíblemente bajo – y fui al 14 a hacerme un piercing en la lengua con una amiga. Ella se atrevió, yo no. La cobardía me salvó de muchos momentos incómodos, dolororos y quizás de un embarazo adolescente. No me hice un piercing, pero me compré unas extensiones rubias que me pegaba con cera para depilar caliente en el pelo. Raaawr”, afirmó.

Otros relatos

El sitio Pousta recoge también el testimonio de la ex pokemona Michelle (22), quien recordó que “el 2007, cuando tenía 13 años, fui al Lola Lola con unas amigas. Karol Dance animaba, mucho antes de que se hiciera famoso en Yingo, porque recordemos que ahora le va bien y se hace el elegante, pero partió como animador de fiestas pokemonas”.

Resalto sobre ese episodio que “Karol anunció un concurso por una Gold Camera en Fotolog: la mujer más osada tenía que subirse al escenario y hacer un show sexy. Una de mis amigas se atrevió. Karol Dance le puso crema chantilly sobre las tetas y se las chupó”.

Por su lado, Sofía (23), una ‘Scene Girl”, manifestó que por esos años “tenía un grupo de amigas donde todas nos creíamos Scene Girls. Pero ser una Scene Girl no exigía solo el look, sino que también tenías que adoptar un estilo de vida alcohólico, promiscuo, reventado y medio depresivo. Ahora que lo recuerdo, éramos muy irresponsables y hacíamos cosas muy poco saludables: nos tomábamos tres botellas de vodka con jugo de naranja entre 4 en una tarde”.

“A tres de nosotras nos dio clamidia por meternos con el vocalista de una banda “hardcore” muy mala pero muy de moda en la época, una de nosotras quedó embarazada a los 15 y apuñalaron a uno de nuestros amigos en el parque Salvador. No lo recuerdo como una buena época, pero supongo que así es la adolescencia, ¿o no?”, cerró.

The Clinic Newsletter
Comentarios