El centro de alumnos de Ingeniería Comercial de la Universidad Adolfo Ibañez, sede Viña del Mar, se les ocurrió una idea “brillante” para recibir a los mechones que llegaban a matricularse a la carrera. Entre los mensajes y tallas que entregaron, uno en particular dejó la cagada.

Se trata de un letrero para colgar en la puerta de la sala, que fue entregado a algunos mechones y decía: “Los comunistas no entran a mi clase” adjudicada a uno de los profesores del plantel, Michael Mayne-Nicholls Klenner. Al parecer, el docente ocupaba esa frase durante sus clases y los estudiantes del Centro de Alumnos se le ocurrió que sería una buena talla difundirla.

El problema fue que la imagen llegó hasta las redes sociales, donde generó un repudio generalizado, dado lo discriminatorio del mensaje. Entonces el Centro de Alumnos se vio obligado a emitir un comunicado, que tampoco fue muy bien recibido por los integrantes de esa comunidad universitaria.