La cineasta brasileña Alice de Andrade, a punto de estrenar su documental “Veinte años” en el Festival de Cine de Miami, afirmó hoy que la suya es una historia de “profundo amor” por Cuba, un lugar en el que el tiempo pasa de forma diferente a otros lugares, según sus palabras.

En 1992, De Andrade hizo el documental “Luna de miel” sobre los matrimonios jóvenes de Cuba y dos décadas después volvió a contactarlos y se encontró con historias atrapadas en el tiempo.

“Veinte años en Cuba no es lo mismo que en el resto del mundo”, dijo De Andrade en una entrevista con Efe en Miami.

“Yo tenía en mente que iba a filmar una transformación, porque estaba anunciado que Cuba tenía que cambiar, pero lo que me sorprendió es que todo pasó muy lentamente”, agregó.

“Veinte años”, que ya se exhibió en la Mostra de Sao Paulo y el Festival de Cine de La Habana, se centra en tres familias, una de las cuales ya tenía relación con la cineasta desde 1992, y analiza las dificultades de mantener el amor y formar familias durante un momento “duro” como fue el “período especial” de los años 90.

Aunque el telón de fondo es necesariamente político, la realizadora brasileña afirmó que el enfoque de “Veinte años” es el amor y no trata de “juzgar aspectos políticos ni dictar verdades”, sino enseñar otra faceta del día a día de la Cuba para “discutir y sentir”.

Es por ello que Alice de Andrade, hija del clásico director del movimiento de Cinema Novo brasileño Joaquim Pedro de Andrade, está “emocionada” por estrenar la cinta en el Festival de Miami.

La cineasta tiene interés en ver cuál será la “reacción de la comunidad cubano-americana” de la ciudad, porque quiere ver “cómo se toman” una película que habla del amor a Cuba sin pretender entrar en política.

Sin embargo, el filme también incluye una familia exiliada en Miami, algo que se conecta inevitablemente con la aventura que infinidad de cubanos tuvieron que hacer para empezar una nueva vida.

A la proyección de esta noche acudirá precisamente esa familia, que reavivó la llama de su amor en Estados Unidos y se verá por primera vez en la gran pantalla.

Ellos no serán los únicos protagonistas de “Veinte años” que estarán en el Festival de Cine de Miami, porque Alice de Andrade se ha traído a Karla Berg, una de las hijas de la familia que la directora ya conocía desde 1992 y que ha participado en “Veinte años”.

Aunque sus padres no fueron elegidos finalmente para salir en “Luna de miel”, Alice de Andrade conservó las cintas de las entrevistas que tuvo con ellos y la propia Karla, que ahora tiene 27 años y es clarinetista profesional, se pudo ver con dos años de edad sobre el regazo de su madre, junto a su hermana.

“Fue bonito ver a mis padres enamorados en esa entrevista con Alice”, afirmó Berg.

Los padres de la joven, Marlene y Mario, se separaron, algo con lo que la directora toca otra de las realidades de un amor que se apaga y que contrasta con la pasión de 1992.

La tercera familia, que sí fue protagonista de “Luna de miel”, es la formada por Miriam y Andrés, dos revolucionarios que en 1992 soñaban con tener un hijo.

Hoy son seis personas en una casa de 40 metros cuadrados en un barrio obrero y la tensión está presente en la relación familiar.

Alice de Andrade pasó cinco años en la realización de “Veinte años”, un documental para el que tuvo que hacer un largo trabajo de investigación.

Según dijo, fue difícil encontrar a las familias que entrevistó la primera vez, pero se quedó con ganas de más.

Por eso su próximo proyecto es una serie de televisión sobre 13 de aquellas historias.

La brasileña recordó que para su proyecto “Luna de miel”, el diario oficial cubano Granma publicó su anuncio: “Se solicitan matrimonios jóvenes”.

Ahora le gustaría hacer lo mismo para poder reencontrarse más fácilmente con aquellas historias que, en 2017, aún le apasionan