Foto de referencia

Un camión que transportaba cátodos de cobre volcó en el sector cordillerano de Santiago, provocando un derrame de diésel a unos 20-22 km de las plantas de producción de agua potable, esto en el sector del Río San Francisco.

A consecuencia de lo anterior, la empresa Aguas Cordillera se encuentra monitoreando las condiciones del río Mapocho, pues el sector aludido es, en simple, donde nace el afluente que atraviesa la capital chilena.

Aguas Cordilleras precisa que revisa la presencia de petróleo a través de su sistema de sensores en las plantas de agua potable y junto a un equipo de expertos que se encuentran tomando muestras desde la madrugada.

La sanitaria informó que si en estos monitoreo se observa la presencia de petróleo, deberá paralizar sus plantas de forma preventiva, hasta que las condiciones del río se reestablezcan.

Dice que en el caso que la paralización se concrete, la compañía cuenta con un sistema de respaldo que le permitirá abastecer a sus clientes con agua potable producida en las plantas de Aguas Andinas, captada desde el río Maipo.