El doctor Cariño del diario La Cuarta, recibió una particular consulta de un hombre complicado como el Palomo Valenzuela.

Resulta que el complicado sujeto confirmó sus más terribles sospechas: Su polola y su hermano se hacen ojitos en todos los eventos familiares y teme que ese coqueteo deje la cagada en la familia.

Aquí la cartita con la que recurrió al sabio:

“Doctor:

Mi hermano me está joteando a mi polola, y sé que a ella le gusta. Estoy enamorado, pero creo que esto se está haciendo insostenible.

Se miran, se ríen en la fila cuando estamos en eventos familiares. Pero, lo bueno dentro de todo lo malo es que él el fin de semana me confesó todo.

No ha hecho nada con ella, ni la llama. Pero me dijo que sabe perfectamente que la mujer lo quiere a él y no a mí.

Estoy destruido, no quiero amargar a mi familia con esta situación, y a ella la amo con mi alma. Pero estoy perdido y lo presiento.

Necesito que me dé un empujón para tomar una determinación que valga la pena”.

Al respecto, el doc se la tomó con andina y le aconsejó que se relaje porque al Palomo le tocó ultra duro su caso y aún así pudo salir adelante, teniendo ahora la posibilidad de disfrutar de un lindo romance con la bella Yamila Reyna.

“Chechito:

Lo que está viviendo usted no es nada con lo que le pasó al Palomo Valenzuela. Sí, ese mismo, el de la tele.

Cache que el hermano le comió a la señora, y pese a que habían hijos de por medio. Fue un cruce de cosas que finalmente con la sabiduría y la fuerza del animador terminó todo bien.

Por eso que a Valenzuela le llueve el apoyo, la gente y las mujeres. Tiene a la Yamila Reina, una hembra de primera línea que lo apoya en todo y que quizás supera a lo que él tuvo antes. Y están todos felices.

Lo suyo es algo a menor escala. Una pura polola. Pero su sufrimiento podría desaparecer en poco tiempo si deja que las cosas fluyan.

Si el de arriba quiere a ellos juntos, así será, y se acabó. Asuma y un hombre bueno como usted se merece siempre algo mejor”.