Es la intérprete de los coros y colaboraciones más reconocidos de los éxitos del reggaetón de los 2000, pero pocos la reconoce como tal. Jeniffer Marie Ramos Dávila, conocida hoy como Jenny la sexy, es la intérprete del “dale más gasolina” del megahit de Daddy Yankee de 2004 y ahora, una década después de que se hicieron mundialmente famosos sus “ay papi”, ahora recién está empezando a pavimentar su camino en un género dominado por hombres.

Aunque su carrera incluye más de 80 colaboraciones en hits reggaetoneros como el inolvidable “papi dame lo que quiero” en “Rakata” de Wisin y Yandel y otros como Don Omar, Alexis y Fido, J Álvarez y Farruko, recién en 2013 la cantante puertorriqueña pudo lanzar su carrera solista.

Ahora, después de participar en el álbum “Chosen Few Urbano Continues”, su historia fue recogida por el sitio Remezcla, que contó el papel de una mujer clave en el éxito del reggaetón y que estuvo a punto de pasar al olvido sin pena ni gloria.

Después de esos éxitos de los 2000, la boricua estuvo deambulando e incluso llegó a trabajar en 2011 en un restaurant mexicano en la isla. “Las voces femeninas bajaron a esa hora. Ya no era lo mismo. No me llamaron como solían”, dijo sobre esa época en una entrevista pasada.

A diferencia de la reconocida “Glory”, a Jenny nunca la incluyeron en los featuring de esas canciones. Sin esos créditos, a “la sexy voz” sólo se le pagaba por el tiempo de estudio. “Me pagaron por estas canciones, pero nunca obtuve regalías”, cuenta.

Ahora, sin embargo, aspira a algo mejor. Su álbum promete ser una mezcla de soca, reggaeton, kuduro y baladas, con los mejores créditos del género, incluyendo Luny Tunes, DJ Blass, y hasta Lenny Santos, de Aventura. “Tengo muchas cosas en la cabeza … Tengo muchas cosas que aportar, pero es como que tengo que organizar todo … Es un sueño, y también es una responsabilidad. Hay un montón de chicas que te miran”, suspira.

Antología de los 10 años del reggaeton en Chile: una década de perreo intenso – The Clinic Online

El reggaeton le debe mucho a Chile. Sus principales exponentes, salidos desde el gueto puertorriqueño, usaron a nuestro país como plataforma para lanzarse al mundo. Pero Chile también le debe mucho al extraño y sensual ritmo. Una generación completa hizo su vida bohemia y sexual perreando.