El 10 de mayo pasado, el general director de Carabineros, Bruno Villalobos, declaró el calidad de testigo ante el fiscal, Eugenio Campos, quien investiga el millonario fraude en la institución, que se empina sobre los 25 mil millones de pesos.

Según informa La Tercera, Villalobos relató cronológicamente cómo se enteró del fraude. “Tomé conocimiento de ello a fines del año 2016, más bien como en noviembre del año 2016. El general Altamirano me informa que están con una investigación judicial ordenada por la Fiscalía Regional de Magallanes por un supuesto sobresueldo o pago de remuneración de un capitán de apellido (Felipe) Ávila. Al tomar conocimiento de estos graves hechos para nuestra institución, de inmediato mandé a llamar al general (Gonzalo) Blu por si tenía conocimiento de esto y, por cierto, al hasta ese entonces general (Flavio) Echeverría, de lo que estaba sucediendo”, relató en su declaración.

Ante el hecho, Villalobos ordenó al general inspector Julio Pineda, director nacional de Personal, la realización de una investigación administrativa.

“Asimismo, dispuse al general (Álvaro) Altamirano que pusiera todo a disposición de la fiscalía para que se investiguen estos hechos, que se conformara un equipo especial y se investigara cada detalle. Todo también para que la Inspectoría de Carabineros de Chile procediera a efectuar indagaciones del caso”, detalló ante el fiscal.

El general Villalobos explicó que antes de irse de vacaciones pidió a sus subalternos reunir la mayor cantidad de antecedentes sobre esta irregularidad, pero el general Pineda le informó que investigación administrativa que llevaba el coronel Jaime Paz, uno de los cabecillas de la mafia de la Intendencia, “no estaba avanzando mucho”.

Por ello la investigación paso a manos del coronel Ignacio Villarubia y recién entonces al investigación comenzó a fluir.

“Sin perjuicio de los avances de los cuales yo no tengo injerencia en cuanto a la investigación ordenada y encaminada por el Ministerio Público. Puedo agregar que hoy la investigación administrativa está a cargo del general Rivero en atención a que había un general involucrado, por consiguiente, el fiscal investigador debe ser de mayor jerarquía que el investigado”, explicó.

Cuando retornó a Santiago, se enteró de la gravedad de la situación. “Dispongo el día 6 de marzo de 2017 la baja de nueve oficiales, la mayor parte de la especialidad de Intendencia, como, asimismo, se llamó a retiro al general Echeverría en ese instante por su responsabilidad de mando. Insisto, en ese instante”, enfatizó Villalobos, porque luego se supo que Echeverría también formaba parte de la maquina defraudadora.

“Un hecho que recuerdo es que le pregunté directamente [a Echeverría] si estaba involucrado en estos hechos investigados o si tenía conocimiento de los mismos, recibiendo siempre la misma respuesta: que no estaba involucrado. Bueno, lo demás ha estado en desarrollo de las investigaciones e instrucciones que está efectuando el Ministerio Público”, sostuvo.

La diligencia duró 3 horas y el jefe de Carabineros detalló las medidas que se han tomado al interior de la institución para enfrentar la crisis, mejorar los sistemas de control y evitar futuras malversaciones.