Ya son meses de declaraciones cruzadas entre Estados Unidos y Corea del Norte y este lunes se vive un nuevo episodio de tensión entre los países que bien pudieran desatar un conflicto nuclear, aun cuando hay quienes crean que si los gringos se ponen pesados, borran de un guaracazo a la nación asiática.

El hecho es que el ministro de Relaciones Exteriores, Ri Yong-ho, citado por la agencia Yonhap, acaba de sostener que Estados Unidos ya les ha declarado la guerra y que, por consiguiente, ellos se reservan el derecho a responder.

Pionyang habla de “todas las opciones” y dice además que “el mundo entero debe recordar claramente que fue EE.UU. el primero en declararle la guerra a nuestro país”.

Respecto de esas opciones a las que alude, serían, por ejemplo, comenzar a derribar los bombarderos estratégicos que Washington hace volar sobre la zona.

En una carta enviada previamente a la ONU, Norcorea señaló que las declaraciones de Trump de la semana pasada equivalían a un “intolerable insulto al pueblo coreano, una declaración de guerra contra Corea del Norte y graves amenazas a la paz mundial”.

Recuerda RT que el pasado 23 de septiembre, Yong-ho había declarado que Trump “pagará por su discurso” y que sus comentarios “han acercado aún más la posibilidad de que los misiles [norcoreanos] visiten el territorio de EE.UU.”.