Además de las frases de los candidatos, hubo un momento en el debate presidencial organizado por Anatel que no pasó inadvertido. Es más, fue objeto de diversos comentarios. De reacciones en las redes sociales. El protagonista del hecho fue el exmandatario y carta de Chile Vamos, Sebastián Piñera.

Resulta que Piñera sacó un cartel en donde mostraba que las cifras de victimización habían descendido en su mandato. Esto en comparación con el periodo anterior y posterior.

Lo primero que llamó la atención del público y de las personas que seguían la transmisión a través de los televisores era que el gráfico se veía desproporcionado. En rojo, en 2010, se leía que la victimización había sido de 30.7%. Luego, en azul, mostraba que en 2013 (él era presidente) ésta caía a 22.8%. El asunto, es que el dibujo del 22.8% era menos de la mitad que el 30.7. O sea, como si en vez de un 22.8 se estuviese hablando de un 10.2.

Para hacer la comparación, Piñera echó mano a un dato corregido (cita Bío-Bío), pues originalmente se hablaba de un 24.8 y no de un 22.8. Esto por un cambio en la metodología.

Si bien no es incorrecto, el candidato debió entonces informar además que en 2010 la victimización -usando el mismo criterio del cambio de metodología- había sido de 25.6 y no de 30.7%.

Además de lo anterior, en la exposición de Piñera hay otra cosa. No es un error, sino una omisión. El año 2011, cuando también era presidente, la victimización había alcanzado un 31.1%; es decir, el número más alto entre 2010 y 2016.

Esta última cifra también se ve corregida, pero aun así, es la más alta en los periodos que se comparan.