En el marco de la investigación por el millonario fraude al interior de Carabineros, calificado como Pacogate, el Consejo de Defensa del Estado se querelló contra el ex director general Eduardo Gordon y el actual integrante del Alto Mando de la institución, Jorge Serrano, encargado de la dirección de Gestión de Personas.

De acuerdo a una nota de La Tercera, la querella fue presentada este jueves, en el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago por el delito de malversación de caudales públicos.

Así el organismo estatal se hace parte en las diligencias comandadas por el persecutor Eugenio Campos, que investiga a Gordon y Serrano en una de las aristas del millonario fraude que ya supera los $26.500 millones.

La nota señala que en 2010 la Contraloría puso en duda el uso de poco más de $21 millones en gastos de representación del Departamento de Relaciones Públicas de la institución, el que estaba a cargo de Serrano en esa fecha.

Al año siguiente el ente fiscalizador dio por subsanada la observación luego de la restitución de los dineros, pero la investigación actual de la Fiscalía trajo nuevamente a colación la cifra.

De acuerdo a la querella, consigna La Tercera, se acreditó que los generales investigados usaron los montos “para el pago de regalos y obsequios a una funcionaria de Carabineros de Chile, sus familiares directos y otros fines absolutamente ajenos a la institución policial”.

En el documento legal, el actual subdirector de la institución, Carlos Tello, sostiene que con los dineros de Relaciones Públicas “nunca se podía comprar regalos u obsequios para los carabineros”.

En la querella aparece además la declaración de la teniente María Angélica Hernández, quien sostiene que “recibí regalos de parte de mi general Gordon. También recibí zapatos, una mesa de madera, ropa como un traje de dos piezas. Quizás a veces le pedía cosas para ayudar a mi hermana”.

La nota de La Tercera, sostiene que la Fiscalía estableció que el general Serrano devolvió los dineros de su propio bolsillo luego de un préstamo de poco menos de 22 millones otorgado por Carabineros, el que habría sido gestionado de manera irregular, ya que debía haber sido visado por Contraloría.

El matutino de Copesa sostiene que luego que Serrano devolviera los dineros, fue llamado por el general Gordon a su despacho, diciéndole que serían devueltos los $21 millones. En una declaración, Serrano explica el hecho señalando que “Me citó a su oficina y me expresó que era injusto que yo asumiera pagar una deuda que no era mía, sino institucional, por una mala gestión, un error involuntario, desconocimiento”.

En la misma declaración Serrano sostiene que Gordon “me dice que él asumirá el pago y me entrega un documento bancario, que es un depósito bancario donde él me devuelve la plata y, además, me explica que este dinero corresponde a un depósito que él tenía desde el mes de abril”.

Tras enterarse de la querella del CDE, el abogado de Gordon, Leonardo Battaglia, sostuvo que “creo que la acción es arbitraria, aquí no existió jamás un ánimo de defraudar el interés fiscal. Hasta ese momento no había existido jamás un reparo por parte de Contraloría, estamos hablando de 2011, en orden a poder adquirir estos regalos con dineros correspondientes a gastos de representación”.

El representante del exgeneral director añade que “se hizo el reparo correspondiente y en ese marco, tal como declaran las fiscalizadoras de Contraloría que ya presentaron declaración, se procedió a la devolución de dicho dineros”.

Por otro lado, el representante del general Serrano, abogado Mario Vargas, manifiesta que “la Fiscalía, teniendo los mismos antecedentes que el CDE, no ha tomado la decisión de formalizar. Campos ha actuado de forma responsable y seria en esta investigación”.