No pasó al balotaje que tendrá lugar el 17 de diciembre, pero fue una de las ganadoras de la jornada. La candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, contra las estimaciones de todas las encuestas, obtuvo una votación que le permite dejar al conglomerado con inmejorables condiciones para sentarse a negociar con Alejandro Guillier para la segunda vuelta.

La periodista, a quien daban poco más de dos dígitos, obtuvo el 20,30% de los votos, algo así como un 1.296.070 de las preferencias. Este número le permitió disputar el segundo lugar durante la jornada con la carta del oficialismo.

“Estoy tan feliz. estamos tan felices, Chile quiere cambios. Chile quiere un cambio y lo dijo hoy día votando”, profirió poco después de las 9 y media de la noche cuando salió a hablarle a sus adherentes.

“Muchas y sinceras gracias”, prosiguió una entusiasta Sánchez, que aprovechó la ocasión para mandarle un misil a las encuestas. “¿Dónde está ese oráculo que es la CEP? (…) Yo mañana quiero una explicación”, se quejó. “Si las encuestas hubiesen dicho a la verdad, a lo mejor sí estaríamos en segunda vuelta”, acotó.

“Vamos a seguir trabajando incansablemente, porque el Frente Amplio llegó y para quedarse”, sintetizó la abanderada de la agrupación que consiguió dos docenas de cupos en la Cámara de Diputados.