Han pasado tres meses desde la muerte del fundador de Playboy, Hugh Hefner, y ya se está pensando en terminar con la edición impresa de la revista que circuló por décadas alrededor del mundo. En su lugar explotarían la marca del conejito, algo mucho más rentable, se dice.

“No estoy seguro de que el papel sea la mejor vía necesaria para comunicarnos con nuestros consumidores de aquí en adelante”, afirma Ben Kohn, accionista de referencia en la compañía que edita Playboy, en una entrevista con The Wall Street Journal.

Playboy fue fundada por Hefner en 1953.  En los setenta llegaron a vender 7,2 millones de copias, luego de la llegada de Internet bajaron a 2,5 millones y por estos días rondan las 474.000 ediciones.

Hefner pactó que la revista seguiría publicándose mientras siguiera vivo, pero su muerte en septiembre, a sus 91 años, abrió la vía para desmantelar el negocio.

El nuevo plan para este 2018 poner el nombre de Playboy en casinos y clubes por todo el mundo, además de trasladar la legendaria mansión de Beverly Hills a Las Vegas, un negocio redondo.