La presencia del obispo Juan Barros en la misa que el Papa Francisco ofició en el Parque O’Higgins el pasado martes, sumado a la defensa que realizó el propio pontífice hacia quien es sindicado como encubridor casos de abuso sexual en la iglesia, sigue levantando polémica.

Esta tarde, Benito Baranda su unió a la discusión y señaló que Barros “debería haber dejado de ser obispo hace mucho tiempo, el daño que le está provocando a la iglesia es muy grande”.

En declaraciones emitidas a Radio Cooperativa, Baranda también se refirió a las palabras de Bergoglio cuando fue consultado por el caso del obispo, quien rechazó las acusaciones y solicitó la existencia de “pruebas” para hablar.

En este sentido, Baranda sostuvo que “existen hechos contundentes que se los entregaron al Papa y me imagino que en el entorno del Papa alguna de las personas que influyen desde Chile para su opinión e información tomó esa decisión y él da esa respuesta”.

En la misma línea, el director internacional de la organización América Solidaria, recordó que a las víctimas de abuso sexual “no se les creyó desde el principio, por lo menos en los ámbitos de la iglesia, y (el apoyo del papa a Barros) vuelve a reflotar esa sensación de no credibilidad, de exageración o engaño, lo que es mucho más grave; como cuando un niño declara que ha sido abusado y por ser niño no se le cree. A estas personas se las ha tratado así”.