¿Y si hay vida en el desierto de Atacama por qué no en Marte?

Un publicación de El País da cuenta del trabajo de un grupo de científicos quienes, tras la lluvia caída en el desierto de Atacama por el llamado fenómenos de El Niño en 2015, descubrieron vida bajo la superficie del lugar más árido del mundo.

Bacterias, hongos y virus fue lo que hallaron los investigadores, para quienes entonces surge inmediatamente la tesis de que si hay vida en un ambiente tan extremo por qué no en Marte

“Ya teníamos decidida la misión, tomando muestras desde las zonas más húmedas [en la costa del Pacífico] hasta las más áridas. Pero tuvimos la extraordinaria suerte de que llovió”, dice el microbiólogo del Centro de Astrobiología (CAB) y coautor del estudio, Víctor Parro.

“La vida aprovecha el evento más pequeño de humedad para regenerarse”, comenta Parro al referir la presencia de bacterias, arqueas y hongos. Incluso, hallaron bacteriófagos, virus de bacterias. “El reto era verlas metabólicamente activas allí”, dice.

“Los microorganismos se activan ante pequeños eventos de humedad y luego se desactivan tras la pérdida de la misma”, dice la ecóloga de la Universidad de Granada, Isabel Reche, que no participó del estudio.

Según se explica en la publicación, la investigación en Atacama permite determinar la capacidad de algunas bacterias para reparar el ADN.

“Además de las implicaciones que tienen estos resultados para nuestro conocimiento sobre los límites de la vida en ambientes hiperáridos, los resultados de este estudio indican que el desierto de Atacama puede ser un buen modelo de estudio para abordar la posible presencia de vida microbiana en Marte, donde las condiciones aún son más extremas”, opina el director del Laboratorio de Ecología de Zonas Áridas y Cambio Global en la Universidad Rey Juan Carlos, Fernando Maestre, quien tampoco formó del estudio.

Comentarios