Esta práctica, que nadie sabría decir si es sexual, consiste en sacarse selfies y videos mientras se inserta un condón por la nariz y se saca por la boca. Ese es el desafío de quienes lo querrían lograr a cambio de unos segunditos de fama por redes sociales.

Según muchos expertos es una práctica bastante peligrosa, porque además de dañar la mucosa de la nariz podría ser tragado y ahogar a quienes lo intentan. En 2004 una mujer había inhalado un condón y uno de sus pulmones había colapsado.

Dagospia publicó la declaración de un médico experto en Estados Unidos: “Estos son los días – explica Stephen Enriquez – en que los adolescentes harían cualquier cosa a cambio de likes y followers”.