“Hay una ostensible fragilidad en la conducción de la coalición”, dice el ex candidato presidencial del Frente Amplio, Alberto Mayol, en una breve diálogo con El Mercurio.

El sociólogo dice que “la instalación del Frente Amplio en el Congreso está al debe. Se intentó al principio reducir la influencia de la Mesa Nacional y dejar el poder albergado en la bancada. El resultado es lo visto: muy negativo”.

Mayol también habla del “control administrativo” de RD y desde ahí -dice- el político. “Tiene además al líder principal de la coalición, que es Giorgio Jackson, y en la práctica, tiene la candidatura presidencial con más proyección que es Beatriz, que aun cuando no milite, es una disciplinada militante”.

En ese mismo punto, sostiene que “Giorgio es el líder de la coalición, pero hace rato que no ejecuta tarea alguna en favor de dotar de direccionalidad y significado su liderazgo. Le interesa conservar los beneficios del liderazgo, y no los costos. Prefiere más votos que más influencia política. Esa ecuación es difícil, pero es obvio que en él reside esa necesidad. Indudablemente, Sebastián Depolo dotó de gran parte del desarrollo institucional a RD, y Echecopar ha dilapidado esos recursos”, cierra.