“Por lo que recuerdo, hubo un incidente, una denuncia de mal comportamiento del padre Pedro Quiroz hacia un joven mayor de edad, me parece que pertenecía a la FACh, el padre se habría sobrepasado en su comportamiento en el ámbito del cariño”. Esas fueron las declaraciones obispo emérito de Osorno, Juan Barros, en su primeras palabras como imputado en la investigación que lleva adelante la Fiscalía Metropolitana Sur.

En la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales de la PDI el obispo habló sobre un episodio donde estaría involucrado el ex capellán castrense Pedro Quiroz.

Según reportó el El Mercurio, el sacerdote señaló que el hecho fue investigado y “concluyó que no existía verosimilitud en esa denuncia, por tanto esa causa se cerró”. Además expresó que si bien estaba en conocimiento del caso, no participó de él.