El cura Raúl Hasbún decidió presentar el pasado 4 de septiembre una querella por injurias graves en contra de Javier Molina, quien denunció por abuso sexual a Jorge Laplagne.

Según consigna La Tercera, en el escrito presentado ante el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago el religioso asegura que los dichos de Molina en su contra, en distintos medios de comunicación, “son absolutamente falsos y jamás expresados por mi parte”.

En el documento Hasbún afirma que en 2010 “se me encomendó iniciar la investigación previa dispuesta por el Código de Derecho Canónico, respecto de una denuncia de abuso interpuesta por el querellado, el 19 de marzo de 2010, en contra del presbítero Jorge Laplagne”.

Añade que “transcurridos cinco años sin que el entonces denunciante manifestara interés alguno en conocer los resultados de la investigación o aportara nuevas evidencias, por instrucción de mis superiores elaboré un informe final”.

En su recurso judical, Hasbún recoge las entrevistas que dio el denunciante en los medios, con títulos como por ejemplo: “Víctima de sacerdote Laplagna relata abusos: ‘Hasbún me preguntó si sentí placer durante el abuso'”.

En esta publicación, Molina afirmaba que Hasbún le preguntó si buscaba plata o le consultaba si sintió placer durante los hechos.

El cura asegura que “resulta, a lo menos, indecoroso para una persona de mi posición (…) me sentí denostado, deshonrado y desacreditado”.

Luego de que Molina indicara que “en todo momento Hasbún me dijo que los delitos estaban prescritos”, el querellante disparó que sus palabras “son absolutamente falsas y jamás expresadas por mi parte. Jamás podría utilizar un vocablo tan grosero (…) ni tan vil, no reñido con la verdad”.

Hasbún pide tres años de reclusión y una multa de 20 UTM contra el querellado.