Este martes el ciudadano Juan Sepúlveda Ibacache enfrentó la audiencia de formalización en su contra tras enterrar a su madre, Elena Ibacache (97), en el patio de su casa con el fin de seguir cobrando su pensión de 600 mil pesos y levantar un negocio propio.

Según consigna El Desconcierto, el hombre que quedó con arraigo nacional y firma mensual mientras avanza la investigación por posible homicidio, aseguró en las afueras de tribunales que no avisó del fallecimiento de su mamá porque “uno no tiene oportunidades de trabajo, este país está en la mierda y yo, lo único que quería, era ganar tiempo para armar un negocio propio y subsistir”.

Agregó que “lo que hice no fue nada bueno. Fue desesperación en ese momento porque, me tocó pensar en mí”.

Por ahora la investigación se centra en determinar si el sujeto o terceros tuvieron algo que ver en la muerte de la señora.

Además, el Ministerio Público pidió hacerle exámenes al hombre para ver si tiene alguna enfermedad mental.