Mis líderes del 2018 son lejos las feministas con capuchas granate bordadas con mostacillas de colores, las nuevas mujeres rabiosas, geniales y valientes del Mayo Feminista que a pechuga suelta treparon estatuas para poner sus sostenes donde pertenecen, en los ojos del patriarcado, entonando el mejor himno del año: “¿Y cómo? ¿y cómo? ¿y cómo es la wueá?, ¡nos matan y nos violan y nadie hace ná!.”. ¡¡GRACIAS!!