El semanario satírico francés “Charlie Hebdo” alerta sobre el resurgimiento del oscurantismo religioso, que está calando con el apoyo de intelectuales, en una edición especial publicada hoy con ocasión del cuarto aniversario del atentado yihadista contra su redacción en París.

En un tono marcado por la amargura, el director de “Charlie Hebdo”, Laurent Sourisseau, conocido con el seudónimo de Riss, denuncia en el editorial que “desde hace cuatro años, la situación en relación con el totalitarismo islamista no ha hecho más que deteriorarse”, con una proliferación de acciones declaradas blasfemas.

“Ya no sólo es blasfemia -lamenta- la representación del profeta (Mahoma), sino también la alimentación, las relaciones entre hombres y mujeres o la crítica, incluso moderada, del Islam. Todo se ha hecho blasfemo”.

Para Riss, que fue uno de los heridos en el atentado del 7 de enero de 2015 en el que fueron asesinadas 12 personas por los hermanos Said y Cherif Kouachi, esa “emergencia del islamismo pero también el resurgimiento de los populismos se enmarca en un movimiento más general que cuestiona los valores sobre los que se construyeron nuestras democracias”, los de la Ilustración.

Y a ese respecto, hace hincapié en que la filosofía de la Ilustración “comenzó desafiando a Dios antes de hacer vacilar a sus serviles servidores que fueron los reyes y monarcas”.

El director hace notar que “el tirón de fiebre mística que ha calado en nuestras sociedades despierta a intelectuales dormidos que esperaban desde hace décadas una señal para atacar la Ilustración”.

Y con cierta ironía, responsabiliza a esos “valientes intelectuales” de estar continuando “el trabajo” que comenzaron los hermanos Kouachi con su atentado contra la redacción de su semanario, “pero esta vez con palabras e ideas”.

La portada de esta edición especial lleva por título “El retorno de los anti-Ilustración”, con una imagen de un sacerdote y un imán que tratan de apagar la luz que ofrece una vela.

En las páginas interiores, se ridiculizan citas de algunos intelectuales y personalidades como el papa Francisco -“El laicismo francés es demasiado dependiente de la Ilustración”-, que “Charlie Hebdo” considera que son ataques a esa filosofía fundadora de la democracia.

También se da cuenta de situaciones que considera que ilustran la amplitud de ese movimiento oscurantista. Así, se refiere a una acción judicial en septiembre contra tres mujeres que en Sevilla (España) habían exhibido en mayo de 2014 una vagina gigante que habían bautizado “el coño insumiso”, parodiando las procesiones de Semana Santa.