Las barberías de Caracas no cierran, se mudan a las aceras

Las barberías de Caracas no cierran, se mudan a las aceras

Bajo los puentes, en los cruces de calles o en plena acera, los peluqueros de Caracas inundan la vía pública con improvisados puestos de trabajo en los que atienden a clientes y sortean la crisis que vive un país donde las barberías están lejos de ser lugares de peregrinación hipster. A la luz del sol o a la sombra recatada de un árbol, los peluqueros ofrecen sus servicios. Algunos, como Franklin, montan una mesa plegable frente a una silla de barbero ya ajada. Otros, como Alberto, ya han avanzado junto a sus compañeros y han adaptado bajo el viaducto de las Fuerzas Armadas un improvisado salón de belleza en el que no faltan espejos, banquetas para esperar tu turno ni tampoco la música de rigor de una peluquería. Alberto, 14 años de experiencia en el sector, sonríe y explica que mandó pintar con un Bolívar ecuestre los pilares del puente a los que miran fijos los clientes mientras les cortan el pelo. El grafiti del omnipresente Libertador está inspirado en la estatua con que se corona Caracas a apenas 200 metros de su barbería. También es publicidad a pie de calle: "Sirve para ubicar a personas buscando la plaza o un punto de referencia exacto". "Es la representación de mi país porque mi país es algo muy bonito", añade bajo el ruido de los vehículos que recorren cada día el puente sobre su cabeza, en pleno centro de Caracas. Sin perder la sonrisa ni por un momento, explica que él se especializó en "hacer dibujos" en el cabello, un detalle por el que acuden a él la mayoría de sus clientes. "A veces me toma media hora o 15 minutos pero hay que dedicarle tiempo", comenta. Su peluquería, en pleno caos caraqueño, se ha convertido también en un pulmón de calma por el que caminan constantes los ciudadanos que miran el mural que da nombre a la peluquería. En esos escasos diez pasos también respiran ajenos a la contaminación y la política que parece llenar todo en Venezuela. Alguno de los transeúntes se para y pregunta a cuánto es el servicio: "A 1.500 en efectivo o 2.000 con punto (datáfono)", responde Alberto con su precio en bolívares soberanos. Un costo que ronda los 50 centavos de dólar según el día en la alocada tasa de cambio venezolana. El precio es notablemente inferior al de cualquier comercio convencional en el que deben pagar el alquiler de la butaca o dar un porcentaje de sus ganancias al dueño. Un lujo que no se pueden permitir. "La mayoría de las personas ahora prefieren trabajar por su propia voluntad, entonces decidí trabajar por mi propia cuenta, un local está difícil, es muy caro pagar el impuesto de la silla", comenta Franklin a Efe en su puesto callejero de peluquero, no muy lejos del anterior. Franklin acomoda una mesa campestre bajo un árbol en un cruce de calles, el lugar perfecto para limpiar su material de trabajo y esperar que los vecinos se acerquen. Pronto comienzan a arremolinarse clientes y curiosos alrededor de su punto de trabajo, plantado entre edificios construidos por los últimos Gobiernos y en los que abundan simpatizantes del chavismo. Entre ellos no faltan mujeres a las que les ofrece servicios de corte -"deben bajar con el pelo lavado", aclara- y depilación de cejas. "Si yo no trabajo mis hijos no comen. El día a día es así: uno le va echando pichón (valor) a la vida", afirma el peluquero mientras corta el pelo de un cliente improvisado. Es uno de los pocos taxistas que recorren la ciudad y ha tenido que parar a que se le enfríe el motor. Aprovechando el tiempo de espera y la sombra se pone en manos de Franklin, que pasa la máquina sin piedad por su escasa mata de pelo. Con sus máquinas conectadas a farolas o puntos eléctricos callejeros, Franklin comparte una máxima con su vecino Howard Revilla, que a sus 19 años aprendió de él y ahora ofrece sus servicios en la siguiente esquina. "La relación con el cliente es más agradable", comenta el peluquero que acaba de retomar su trabajo en la calle después de hacerlo durante algún tiempo en un establecimiento en que "no podía dialogar con mucha gente". Por si fuera poco, Howard se guarda para el final el argumento definitivo en favor de la calle: "Uno busea (mira con deseo). Pasan mujeres y les echa piropos". A su lado una mujer, unos años mayor que él, sonríe ruborizada. El peluquero mira de refilón, sonríe pícaro y devuelve la mirada al corte. La fila se acumula y debe acelerar. Hay tiempo para todo en las calles de Caracas.
Comentarios
Sabía ud que... A VECES CANTO ODAS, OTRAS VECES SOLO ALGUNOS MINUTOS. -------------------------------- Sabía ud que... HAY PERSONAS TAN MALÉFICAS QUE SON EL SEXO DEVIL. -------------------------------- Sabía ud que... “SE VEÍA VENIR” NO ES UN PAJERO NARCISISTA. -------------------------------- Sabía ud que... COMO NO VAN A DEJAR LIBRE A LOS LADRONES SI LES DICEN “HABLE AHORA O CALLE PARA SIEMPRE”. -------------------------------- Sabía ud que... JOAQUÍN LAVÍN JR PASÓ DE SER UN ENTUSIASTA A UN ENTUSIESTA. --------------------------------