La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Chile decretó este jueves alerta roja en las localidades sureñas de Chillán y Coelemu debido a la presencia de dos incendios forestales de rápida propagación cuyas llamas amenazan varias viviendas que se levantan en la zona.

Según el organismo estatal, uno de ellos se registra en el sector de Santa Cruz de Cuca, en la comuna de Chillán, al sur de la ruta del Itata, que ha afectado a una superficie de más de 16 hectáreas.

El siniestro generó preocupación por su cercanía con viviendas, pero por ahora las autoridades locales descartaron la afectación a sectores poblados.

El desplazamiento del fuego cruzó la ruta del Itata de sur a norte, por lo que se produjo la suspensión del tránsito para facilitar el trabajo de Bomberos de Chillán y Bulnes y brigadistas de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Las llamas siguieron su avance hacia la localidad de Quinchamalí y pusieron en riesgo el perímetro de una escuela local, en la que aún se trabaja con más de 12 unidades de Bomberos, siete brigadas de Conaf, y helicópteros para contener el fuego.

El otro siniestro se registra en el sector de Guarilihue, en Coelemu, el cual lleva 25 hectáreas quemadas.

Allí trabajan intensamente personal de Conaf y Bomberos de cuatro comunas, siete brigadas terrestres, tres aviones cisterna de 3.000 litros, tres helicópteros de 1.000 litros y el superavión “10 Tanker”.

Debido al rápido avance de las llamas, la Onemi ordenó evacuar a una decena de familias desde el sector de Caravanchel y también desde el sector El Roble.

De acuerdo con datos gubernamentales, en lo que va del verano (diciembre a marzo) los incendios forestales han afectado una superficie cercana a las 42.000 hectáreas, un 39 % más que a igual fecha del año pasado, mientras la cantidad de siniestros bordea los 4.210, un 6 % más.