Siguen apareciendo más detalles acerca del infierno que vivieron los trabajadores que pasaron por la fábrica “Don Hugo”, del empresario argentino Hugo Larrosa.

Ahora se sumó el testimonio de Nancy, una asistente de contabilidad que se desempeñó en la empresa de alimentos entre 2010 y 2012. Seis meses después, se enteró que estaba embarazada. Ahí cambió todo, fue despedida y recurrió a la Dirección del Trabajo, entidad que obligó a Larrosa a recontratarla.

Una vez de vuelta, Nancy relata el brusco cambio de actitud: “Me quitó el saludo, me quitaba los compañeros de trabajo, me quitaba el almuerzo, me quitó todo”, relata. Pese a todo, Larrosa no se conformaba sólo con eso, ya que le prohibió a sus trabajadores hablar con ella, su horario de almuerzo se redujo a 15 minutos, y además la trasladó a una oficina muchísimo más pequeña que la que ocupaba antes.

La mujer cuenta además que “a mis compañeras les daba pelllizcones y palmazos en el trasero como jugarreta (…) No le decían nada por temor”.

JOSÉ, LA VÍCTIMA CLAVE: “CASI PERDÍ A MI FAMILIA”

José, el trabajador que sufrió en mayor medida los abusos y torturas de Hugo Larrosa, añadió nuevos datos a su relato sobre esos años. En ese marco, confesó que trabajaba alrededor de 17 horas al día por lo que “casi perdí a mi familia”, según reconoce.

Los cuatro años de sumisión que vivió en la fábrica fueron una pesadilla, pero el verdadero infierno vino cuando Hugo Larrosa practicó lo que llamaba “La clavada”, es decir, jornadas que se alargaban sin previo aviso y que solían terminar con los trabajadores extenuados. El patrón, inyectado de adrenalina, efectuaba las peores golpizas durante estas maratónicas jornadas.

La psicóloga de la PUC, Andrea Machuca, analiza lo ocurrido y señala que “hay un proceso en que tú vas doblegando la voluntad de otro. En ese sentido, no descartaría que la alteración del sueño o no permitir que el otro descanse, es una estrategia en ese sentido”.

REUNIÓN EXTRAORDINARIA CON VENDEDORES DE LA EMPRESA

Según consigna 24Horas, desde que se emitió el primer capítulo de este reportaje, han abundado las críticas en redes sociales hacia el rol que jugaban los jefes y compañeros de trabajo de José por considerarlos “cómplices” de los abusos.

Lo cierto es que este miércoles, un ejecutivo de “Don Hugo” dirigió una reunión secreta con los vendedores de la empresa para decirles que todo era falso. Tras salir de la cita, las cámaras de dicho medio enfrentaron al trabajador quien aseguró que está estudiando si seguirá trabajando en el lugar.