El ex alcalde de Santiago, Jaime Ravinet, envió una carta a El Mercurio en la que le baja el perfil a las denuncias por abusos sexuales en contra del fallecido sacerdote, Renato Poblete.

En medio de los anuncios por cambiarle el nombre al Parque Fluvial Renato Poblete para pasarse a llamar Parque de La Familia, Ravinet se mostró sorprendido y “más extraño aún es cuando no se conocen públicamente los cargos de abuso sexual que se le imputan a tan distinguido sacerdote, y las investigaciones sobre ellos están en curso”.

Añadió que aunque las denuncias “fueran terribles, solo mostrarían las debilidades y fallas de un ser humano que falleció hace casi diez años y que hoy no puede defenderse. Que no obstante estas acusaciones, fue un gran hacedor del bien”.

En esta línea recalcó que “muchos niños, adultos mayores y pobres fueron beneficiados por su magnífica labor en la expansión y tareas del Hogar de Cristo y otros, como yo, engrandecidos y acompañados por su guía espiritual”.

“Si tuviéramos que evaluar su obra todo indicaría que en su vida hizo más el bien que el mal”, sostuvo.

“Siguiendo este equivocado criterio, se debería estar pensando en cambiar el nombre de varias avenidas, calles, plazas, parques y retirar estatuas de personajes cuya conducta sentimental no se aviene con los presentes requerimientos”, sentenció.