En las últimas hora se generó un verdadero terremoto en la Iglesia Evangélica, todo esto luego de que el polémico obispo, Eduardo Durán, anunciara que se divorciará para casarse con su nueva pareja.

En medio del rechazo y críticas que han surgido, la actual esposa del pastor y diaconisa de la iglesia, Raquel Salinas, se refirió al hecho con tristeza y en medio de peticiones de que renuncie Durán.

Según consigna Radio Bío Bío, la mujer sostuvo que hay gente que siempre le ha deseado mal y que le han intentado aplicar “hechicería”.

Por su lado, precisó que Durán no fue un buen marido, pese a que ella, según dijo, siempre lo trató bien.

“Duramos como 40 y tantos años de casados (…) Y no voy a hablar nada de él. Pero para mí él no fue buen esposo. Yo nunca le falté al pastor (…) Hasta el momento último que se fue de la casa, lo atendí bien siempre”.

Añadió que “Hermanos queridos, yo andaba en el centro, le compraba la mejor camisa, la mejor corbata. Pero nunca, nunca le hice daño”.

“Toda la vida he orado por él. Para que un día el Señor le revele, le muestre, le de la claridad de que la iglesia no está bien”, sentenció.