El cable submarino de Google bautizado como “Curie” llegó este martes a la playa Las Torpederas de Valparaíso, uniendo el país con la región estadounidense de California en una autopista de datos de 10.000 kilómetros en el lecho submarino.

Este es el decimotercer cable de fibra óptica financiado por Google a nivel global y el primero que llega a Chile en casi 20 años.

La construcción de “Curie”, nombre inspirado por la científica Marie Curie, fue anunciada hace poco más de un año y forma parte de la nube pública que la compañía tecnológica está trazando por todo el mundo.

Google y la compañía especializada en transporte submarino de datos SubCom finalizaron la instalación del cable con la ayuda de un equipo de expertos conformado por buzos y constructores, desplegados en maquinaria de construcción, botes y motos de agua.

Las operaciones en la playa consistieron en transportar lentamente el cable desde el barco con la ayuda de boyas y buzos, cruzando el área del rompeolas hacia la costa, donde finalmente se conectó al otro extremo, formando parte de la compleja red que conecta la nube de Google en todo el mundo.

“La red de Google es una parte crítica de nuestra infraestructura, habilitándonos para procesar cantidades inmensas de información, en tiempo real, para alojar algunos de los servicios más demandantes del mundo y poder entregar contenido con los más altos niveles de disponibilidad y eficiencia”, señaló Jayne Stowell, supervisora de la construcción de los proyectos de cableado submarino de Google, según recogió un comunicado de la compañía.

Para construir “una nube pública más segura, inteligente y de alto desempeño”, Google ha invertido globalmente más de 47.000 millones de dólares en tres años a nivel global, incluyendo desde centros de datos a cables submarinos, señala la información corporativa.

La Ministra de Transportes y Telecomunicaciones de Chile, Gloria Hutt, dijo que la llegada del cable “Curie” marca un hito en el desarrollo tecnológico del país y demuestra su compromiso de ser pioneros en la revolución digital.

“La habilitación de esta gran infraestructura brindará ventajas y oportunidades para millones de usuarios de Internet”, agregó Hutt.

Si bien Latinoamérica presenta una alta penetración de Internet, Google eligió instalar “Curie” en la región para continuar con el fortalecimiento de la conexión de datos internacionales existentes.

Google considera que esto supone una “gran oportunidad” para servir a nuevos negocios y para continuar avanzando en su misión de largo plazo de llegar a los próximos mil millones de usuarios de Internet.