Una áspera discusión están protagonizando los parlamentarios DC, Raúl Soto y Gabriel Ascencio, todo esto en medio de la votación de la reforma a las pensiones.

El hecho surgió luego de que Soto votara en contra de la iniciativa y se convirtiera en uno de los dos DC que rechazaron la medida. Otros dos se abstuvieron y 10 votaron a favor.

Según consigna Emol, Ascencio -jefe de bancada- firmó un oficio pidiendo que Soto deje la presidencia de la Comisión de Trabajo de la Cámara. Dicha decisión sería anunciada el próximo 28 de mayo durante la próxima sesión.

En tanto, Soto anunció que no se quedará de brazos cruzados e impugnará tal determinación.

En conversación con Emol, el parlamentario manifestó que “entiendo que es una actitud que no tiene fundamento jurídico porque no es facultad del jefe de bancada remover a un presidente de comisión que ha sido electo legítima y democráticamente por los miembros de esta”.

Añadió que “el cupo es de la bancada, la bancada puede reemplazar a integrantes de una comisión, pero no al presidente. Ese cargo se elige de forma democrática. En ese sentido tengo totalmente el respaldo de quienes me eligieron. Por lo tanto me parece que es una actitud que no tiene sustento jurídico y por lo tanto lo vamos a impugnar”.

A su vez, calificó la postura de Ascencio como una “actitud matonesca, antidemocrática, dictatorial, autoritaria”, ya que “no creo que por una diferencia de opinión política, que es legítima, que se da en el marco de un debate democrático en la Sala de la Cámara de Diputados, se pueda llegar a esta situación a través de establecer revanchas políticas o sanciones que no tienen que ver con la realidad de lo que establece la normativa”.

Pese a que descartó renunciar a la DC, Soto advirtió que se encuentra evaluando cualquier paso a seguir en un futuro.