El suspendido juez Emilio Elgueta admitió haber sostenido mensajes por WhatsApp con el fiscal regional de O’higgins, Emiliano Arias, en los que le solicita favores que fueron rechazados por el persecutor.

Según consigna La Tercera, la ministra Rosa María Maggi le imputó estos hechos a Elgueta. En dichos mensajes, el juez le pide designar en diversos cargos en la fiscalía a su ex cónyuge y a una alumna.

El favor no prosperó debido a la exigencia de pruebas de admisión y el portazo a dicho requerimiento.

En uno de los escritos, Elgueta le manifiesta a Arias: “Gracias. Le agradezco toda su preocupación y dedicación al tema personal que te conté. No todos los seres humanos son iguales. Yo soy súper jugado. Y si un amigo me pide un favor, se lo hago, porque sé lo importante que es para MI AMIGO. Que tengas un buen día”.

En un segundo mensaje, el juez investigado critica que el persecutor no le haya realizado el favor: “No te la jugaste. Esperaba a un amigo. De verdad. Como los que yo tengo y contados con los dedos de las manos. Sabes? Siendo Presidente de la Corte de Talca anulé un concurso donde no venía un amigo. Y él después fue nombrado. Esos son amigos. Que te vaya bien“.

Pues bien, de acuerdo al medio antes citado, Elgueta admite que envío estos mensajes a Arias.

Sobre el concurso que anuló, contestó que “yo lo dije solo para demostrar un poder que no tengo, ni tenía”.

Por su lado, Elgueta habría indicado que como ayudó a Arias a acceder a su puesto de fiscal, se habría sentido en condiciones de mandarle el currículum de su alumna.