El alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, se anotó con una nueva y llamativa iniciativa.

Se trata de la creación de una brigada de menores de entre 16 y 17 años que fiscalizarán la venta de alcohol en las botillerías a personas con menos de 18 años de edad.

Según consigna El Mercurio, el edil explicó que “no queremos que se le siga vendiendo alcohol a nuestros menores, queremos que la ley se cumpla”.

Añadió que “el objetivo está claro, es pillar a una botillería que no cumpla la ley porque le vende alcohol a un menor”.

La defensora de la Niñez, Patricia Muñoz, dijo a El Mercurio que aquí puede surgir el problema de tener trabajando a menores de edad.

Advirtió también que “hay un tema de seguridad, que implica cómo se va a brindar protección a los niños en esta idea del alcalde”.