Foto: Agencia UNO

El “febrero caliente” que se avecina para la V Región: Alcaldes sugieren cambios al permiso de vacaciones frente a ola de turistas

Ocho de las 13 comunas costeras de la Región de Valparaíso tienen actualmente más de 100 casos activos por cada 100 mil habitantes. La situación preocupa a las autoridades locales, quienes temen que en febrero la cantidad de veraneantes se multiplique y el virus se esparza sin control por el litoral. The Clinic conversó con cuatro alcaldes de la zona quienes plantean sugerencias para fortalecer el permiso de vacaciones, tales como exigir un examen PCR negativo, limitar el número de turistas por comuna y considerar los niveles de saturación de la red de salud.

Históricamente, febrero es el mes del verano más lucrativo para el sector turístico de la Quinta Región. A la cercanía con la capital y los bajos costos de los viajes, se suman eventos como el Festival de Viña o el Derby, los que convertían la zona en uno de los polos más atractivos del litoral central.

Si bien este tipo de eventos no tendrán cabida este año por la pandemia del Covid-19, se espera igualmente que durante el segundo mes del año aumente la ola de turistas que lleguen a la zona, un contexto que ya preocupa a las autoridades.

Playa Acapulco de Viña del Mar vacía durante la cuarentena del fin de semana. Foto: Agencia UNO

De acuerdo al último informe epidemiológico del Ministerio de Salud, de las 13 comunas costeras de la Quinta Región, sólo una tiene una tasa de incidencia menor a los 50 casos activos por cada 100 mil habitantes: Puchuncaví (49.8).

La lista la encabeza Algarrobo (224.1), que justamente este jueves tuvo que retroceder a la Fase 2 del Plan Paso a Paso debido al explosivo aumento de casos, superando incluso la realidad de Zapallar (187.6), comuna afectada por los brotes producidos en fiestas clandestinas de fin de año.

Más atrás aparecen Papudo (177.4), Valparaíso (168.5), El Tabo (160.4), Viña del Mar (137.3), Cartagena (126.2), Concón (100.2), Quintero (88.6), Santo Domingo (67), San Antonio (55.8) y El Quisco (50.7), todas sobre los 50 casos activos por cada 100 mil habitantes.

EL PROBLEMA DEL PERMISO DE VACACIONES

La alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, sostiene que una medida como el permiso de vacaciones supone un desafío para las comunas turísticas de la región: Fortalecer las medidas sanitarias al mismo tiempo que se garantiza el derecho a descanso y se activa la economía local. Estos tres elementos ella los considera “propósitos vitales para el bienestar de las familias”.

“Durante todo el año pasado, los viñamarinos hemos hecho sacrificios y nos hemos cuidado mucho, por eso necesitamos apoyos adicionales a fin de que el verano sea una oportunidad para un descanso responsable, y no una amenaza para la salud de las personas. Los veraneantes deben sumarse a la inmensa mayoría de viñamarinos que cumplen con las medidas de autocuidado”, subraya.

Asimismo, la alcaldesa enfatiza que desde el municipio han tenido que robustecer su despliegue, mediante la sanitización de espacios públicos, la instalación de señaléticas informativas y el reforzamiento de la Búsqueda Activa de Casos (BAC), que en su caso incluyó aumentar la capacidad de análisis de test PCR en el laboratorio de biología molecular de la corporación municipal.

Un contrapunto ofrece el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp. A su juicio, es importante ir al fondo del asunto y evaluar la continuidad del permiso de vacaciones, ya que “se está convirtiendo en un problema para comunas como la nuestra”.

El jefe comunal señala que la Mesa Covid-19 debe tener “un pronunciamiento claro” sobre esta medida, poniendo especial atención a la realidad de cada comuna. “Hay algunas donde no parece aconsejable seguir recibiendo turistas por el alto volumen de casos activos”, subraya.

Playa El Canelillo de Algarrobo, 16 de enero de 2021. Foto: Agencia UNO

EL EFECTO DOMINÓ EN LA PROVINCIA DE SAN ANTONIO

Las seis comunas que articulan la provincia de San Antonio están distribuidas una al lado de otra por toda la franja costera. Las principales vías de acceso son la Ruta 78 y un desvío que hay de la Ruta 68, la Autovía Litoral Central, que conecta Casablanca con Algarrobo.

Justamente, se decidió que esta última comuna retrocediera a Fase 2 a partir de hoy, obligando a la cuarentena los fines de semana. Este hecho no dejó conformes a las autoridades locales, ya que se podría producir un “efecto dominó” de veraneantes hacia el resto de la provincia, lo que podría esparcir el virus por las comunas que se mantienen en Fase 3.

Para resolver este tema, el alcalde de Algarrobo, José Luis Yáñez, propone fortalecer el permiso de vacaciones con medidas como exigir fecha de finalización, lo que permitiría garantizar una rotación de visitantes. También sugiere establecer límites de turistas por comuna para evitar la saturación. “Sería un poco más fácil el poder controlar, fiscalizar y mantener los aforos en las playas y lugares comunes”, asegura.

Rodrigo García Tapia, alcalde de Cartagena y presidente de la Asociación de Municipalidades de la Provincia de San Antonio, agrega que también es de suma importancia considerar la red de salud. En la provincia, el Hospital Claudio Vicuña ya tuvo importantes síntomas de colapso a mediados de junio, cuando la provincia estaba en pleno invierno.

“Si un adulto mayor de mi comuna, de Algarrobo, El Quisco o San Antonio, sufre un infarto, una apendicitis o un alza de presión… ¿Dónde lo llevamos? El ministro Paris ha manifestado que las personas tienen derecho a vacacionar. Nosotros eso lo entendemos, pero acá también viven personas y también tienen derecho a un sistema de salud”, manifiesta.

Hospital Claudio Vicuña de San Antonio. Foto: Agencia UNO

García asegura que en colaboración con el Colegio Médico han solicitado a la autoridad “restringir los permisos” e insiste con la propuesta de exigir un PCR negativo a los veraneantes, tal como ocurre con Puerto Aysén o en viajes al extranjero.

En esa línea, manifiesta que la estrategia de Búsqueda Activa de Casos (BAC), que permite la toma gratuita de PCR en los lugares de destino, tiene una debilidad no menor, puesto que existen turistas que temen tomarse el examen justamente para “no interrumpir sus vacaciones”.

“Cuando comenzó la presión de los gremios gastronómicos, hoteleros y todo el mundo turístico dijeron: ‘¿Por qué se puede ir a Cartagena de Indias y no a Cartagena de Chile?’. Muy fácil, porque si quieres ir a Cartagena de Indias tienes que presentar un PCR negativo 72 horas antes”, puntualiza.

Comentarios