Foto: Poder Judicial

Lo hizo de manera subrogante

Tres hitos de la ministra Andrea Muñoz, la primera mujer que llega a ser presidenta de la Corte Suprema

"Pienso que cuando efectivamente el Pleno elija a una mujer como presidenta de la Corte Suprema se habrá cumplido un hito histórico y simbólico. Lo importante es lo mucho que hemos avanzado en materia de igualdad de género en el Poder Judicial, esa es una materia en la que me he empeñado y que me tiene muy orgullosa", señaló la Ministra Andrea Muñoz.

Este martes la ministra Andrea Muñoz asumió la presidencia de la Corte Suprema de manera subrogante, convirtiéndose así en la primera mujer ocupar el cargo.

“Es una situación muy circunstancial el que cumpla esta función hoy, pero de todas maneras pienso que cuando efectivamente el Pleno elija a una mujer como presidenta de la Corte Suprema se habrá cumplido un hito histórico y simbólico. Lo importante es lo mucho que hemos avanzado en materia de igualdad de género en el Poder Judicial, esa es una materia en la que me he empeñado y que me tiene muy orgullosa y es un permanente desafío”, señaló la Dr. Muñoz.

Egresada de la Universidad de Chile, destacó como la mejor alumna de su generación, obteniendo el premio “Pedro Nicolás Montenegro”. Es doctora en derecho de la misma universidad. Además, ejerció como docente en la Universidad Diego Portales y de la Universidad Alberto Hurtado. Su destacada trayectoria como abogada, jueza y académica la han llevado a asumir grandes desafíos. Entre los principales hitos de su carrera, destacan:

Agenda de género de la Corte

Asumió como ministra del máximo tribunal en 2014. Su gran desempeño en la Corte de Apelaciones de Santiago la llevó a cubrir la vacante que dejó Roberto Jacob Chocair. Una vez allí, se incorporó a la Cuarta Sala, que revisa asuntos laborales o previsionales. Desde esa posición, fue pionera en los temas de género y no discriminación de la Corte Suprema.

La Ley de Filiación

Junto a la abogada Leonor Etcheverria, participó en creación de la Ley N°19.585, conocida como Ley de Filiación, promulgada en 1998 y que regula la relación de descendencia entre padres e hijos.

Dicha normativa reconoció por primera vez en Chile el principio de Igualdad de todos los hijos, independiente las circunstancias de su nacimiento, eliminando así la idea de hijo ilegítimo.

Además, considera al niño como sujeto de derechos que deben ser otorgados o garantizados por el Estado; y el derecho a la identidad, es decir, conocer su origen biológico.

Ley de Matrimonio Civil

Promulgada en mayo de 2004, la Nueva Ley de Matrimonio Civil le concedió el derecho al divorcio de los matrimonios, es decir, a la posibilidad de separarse y volverse a casar, sin la necesidad de anular el matrimonio.

Dicha normativa también le entregó responsabilidades jurídicas a los padres separados sobre sus hijos, complementando la Ley de Filiación. Muñoz, participó como asesora jurídica en la redacción y promulgación del proyecto.

Comentarios