sistemas planetarios

EFE

Encuentran dos sistemas planetarios formados por enanas rojas y supertierras

Los planetas encontrados en las estrellas G 264-012 y Gl 393 están a altas temperaturas, lo que impide la presencia de agua en su superficie.

Científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía y parte del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (IAA-CSIC), encontraron dos nuevos sistemas planetarios, los cuales están formados por enanas rojas y planetas en la categoría de tierras y supertierras.

Se trata de las estrellas G 264-012 y Gl 393, las cuales albergan planetas a tan altas temperaturas que la presencia de agua en su superficie es inexistente. Estos sistemas fueron detectados por el instrumento Carmenes, el cual opera en Observatorio de Calar Alto, en Almería.

En el sistema de G 264-012 se encontraron dos planetas con una masa entre 2,5 y 3,8 respecto a la de la Tierra, los cuales giran en torno a su estrella cada 2,3 y 8,1 días respectivamente. Por el lado del único planeta de Gl 393, este tiene una masa 1,7 veces mayor a la de nuestro planeta y gira alrededor de su estrella cada 7 días. Los tres planetas fueron categorizados como tierras y supertierras calientes.

Se les denomina tierras a los planetas que tienen un tamaño entre el doble o la mitad respecto a nuestro planeta, mientras que las supertierras son planetas que tienen un tamaño hasta 10 veces mayor que el nuestro.

Según la nota del medio RTVE, Los tres planetas refuerzan la teoría de que las estrellas enanas albergarían planetas rocosos.

“Nuestra concepción actual sobre la formación de planetas de baja masa en órbitas muy cercanas a estrellas pequeñas apunta a que son muy abundantes, con una media de al menos un planeta por estrella. A pesar de esta abundancia, apenas disponemos de datos sobre la densidad de estos planetas que nos permita deducir su composición“, explica Pedro José Amado, investigador del IAA-CSIC.

El trabajo de Carmenes está enfocado en ampliar los datos conocidos los sistemas planetarios y ayudar en la investigación sobre la tendencia de las estrellas enanas de albergar sistemas múltiples.

Comentarios