Secciones

The Clinic Newsletters

Más en The Clinic

The Clinic Newsletters
cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar publicidad

Actualidad

13 de agosto de 2021

«Me dijo ‘te amo’, fue lo último»: Johanna Hernández rompe el silencio sobre crimen de Nibaldo Villegas

Agencia UNO

La imputada por el crimen contra el profesor reveló que antes de matarlo, coordinaron una cita para celebrar su cumpleaños y que ella le puso clonazepam a un vaso de malta con huevo para dormirlo.

Por

Tras ser sentenciada a cadena perpetua por cometer el crimen contra el profesor Nibaldo Villegas, Johanna Hernández rompió el silencio y dio detalles del caso.

Fue en una conversación con Informe Especial de TVN que Hernández decidió hablar de su relación con Villegas, así como el día que se cometió el crimen.

La homicida revela que invitó al profesor a una cita para celebrar su cumpleaños y que mientras él no estaba, ella le puso clonazepam a su vaso de huevo con malta.

«Mientras Nibaldo estaba arriba poniendo una película, preparé todo. Ya en 10 minutos, Nibaldo no coordinaba, se quedó dormido con un sushi en la boca. Yo ahí se lo saqué, para que no se fuera a ahogar, porque se quedó dormido casi cayéndose y me dijo ‘te amo’, que fue lo último que me dijo», relata.

Hernández asegura que nunca pensó que su amante, Francisco Silva, cometería el crimen y que «pude haber pedido ayuda, pero no lo hice».

«Recuerdo el miedo no más, pero no atiné a hacer nada«, añade.

Además, hablo sobre su relación con Villegas, asegurando que «no tuvimos mayores problemas» en lo 8 años que duró su relación.

«Si teníamos una discrepancia, pescaba su buzo, se iba a correr y volvía cuando estaba todo en calma, pero ven el último año empezamos a tener problemas más grandes», continuó.

A pesar que afirma que «Nibaldo jamás me levantó el dedo«, ella si ejerció violencia contra él. «En una ocasión hubo maltrato de mi parte. Colapsé y tiré todo al suelo y pateé un montón de cosas».

Luego de ese incidente, Villegas interpuso una denuncia de violencia intrafamiliar.

«Era un buen marido, una persona de muy buen corazón, que ayudaba a quien podía. Una excelente persona, muy preocupado y amoroso con todos, con todos los niños. Mis hijos pasaron a ser hijos de él, no habían diferencias», finalizó.

Volver al Home

Notas relacionadas

Deja tu comentario