El test de antígeno sólo se realiza en las fronteras terrestres, pese a la recomendación de académicos para que se implemente en el terminal aéreo por la rapidez de sus resultados.

Variante Delta al acecho: ¿Por qué no se usa el test de antígeno en el aeropuerto?

Pese a que las autoridades sanitarias han informado un reforzamiento de los controles sanitarios en el llamado “Plan Fronteras Protegidas”, abriéndose a la posibilidad de que se implemente el examen de antígeno junto a la toma de PCR, lo cierto es que el también llamado “test rápido” sólo se aplica de forma masiva en las fronteras terrestres. Académicos defienden su uso en los terminales aéreos debido a la prontitud de sus resultados, evitando así eventuales contagios y aglomeraciones en el aeropuerto, pese a que otras voces médicas mantienen reservas con dicho test debido a sus limitaciones para detectar una baja carga viral.

“Nosotros tenemos las fronteras cerradas hasta el 25 de julio. Como hemos dicho en la última semana, hemos fortalecido todo el testeo, principalmente en las fronteras, tanto a nivel de Aeropuerto Arturo Merino Benítez como en todas las fronteras del país, con test de antígenos en otras fronteras del país, para detectar y poder aislarlos oportunamente”. 

La frase corresponde a la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, pronunciada el pasado 15 de julio en el marco del endurecimiento del testeo de los pasajeros de tránsito en las fronteras y en el principal aeropuerto del país. Secundada por el ministro de la cartera, Enrique Paris, las autoridades sanitarias también informaron de la aplicación de un test PCR que detecta “de inmediato” la variante Delta del Covid-19, y la creación de la Unidad Nacional de Control Fronterizo y Fiscalización de Viajeros -instancia dependiente de la subsecretaría que lidera Daza-, con el objetivo de coordinar a las instituciones encargadas del testeo y fiscalización de nuevos casos.

Lo anterior fue la antesala del lanzamiento del Plan Fronteras Protegidas poco más de una semana después, el 26 de Julio, política enfocada en la reapertura de las fronteras, controlando a su vez las condiciones sanitarias de entrada y salida de personas al país. En dicho contexto, fue que el Ejecutivo planteó la posibilidad de reforzar las medidas de testeo incorporando el examen de antígeno al habitual PCR que se ha venido aplicando desde el inicio de la pandemia para la detección de eventuales casos de Covid-19 en el ingreso al país. 

Así lo refleja el documento del Ministerio de Salud que condensa los alcances del plan. “El viajero podrá ser sometido a varios test diagnósticos para COVID-19, ya sea en el mismo punto de entrada al país o en cualquiera de los 14 días siguientes. Los test de diagnóstico pueden ser PCR y/o test de antígeno. También podrán ser sometidos a estudios de genotipificación”. 

Sin embargo, fuentes del Minsal consultadas por The Clinic reconocen que el uso del test de antígeno en el Aeropuerto Arturo Merino Benitez es acotado. Algo que inquieta a sectores de la comunidad científica y hasta al propio ex ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien a una semana de implementado el plan, aseguró que el sistema de testeo en el terminal aéreo “está mal hecho” porque las personas deben esperar largas horas, hacinadas en una sala, lo que podría traducirse en un “brote epidémico”.

“Lo fundamental es que la técnica de PCR nasofaríngeo es un mecanismo obsoleto, y hay que reemplazarlo por muestras de saliva, por lo menos. Pasar un frasco estéril, que la persona escupa. O más bien hacer un test de antígenos que en media hora puede establecer un resultado. Pero el tema fundamental es la velocidad de la toma de muestra, esa es la parte más angosta del embudo”, Mañalich dijo en entrevista con Futuro.cl. 

“Evitar un día entero de exposición de un viajero contagiado”

Hace cerca de un mes, los académicos Susana Mondschein y Marcelo Olivares fueron contactados por María Paz Soriano, entonces a cargo de diseñar la anunciada Unidad Nacional de Control Fronterizo y Fiscalización de Viajeros, del Minsal. A través de un encuentro por Zoom, Soriano recogió las impresiones de los investigadores, ambos académicos de Ingeniería Industrial de la Universidad de Chile, quienes le compartieron un análisis de simulación y modelamiento de test de antígeno en el aeropuerto. 

Fuentes del Minsal consultadas por The Clinic reconocen que el uso de test de antígeno en el Aeropuerto Arturo Merino Benitez es acotado. Algo que inquieta a sectores de la comunidad científica.

Por esos mismos días, Mondschein y Olivares publicaron una columna de opinión en La Tercera advirtiendo de las falencias de las medidas de control utilizadas en el terminal aéreo: PCR negativo 72 horas antes de ingresar al país, otro PCR aplicado una vez que se aterrizó en Chile y, dependiendo del resultado -notificado a partir de las 24 horas siguientes-, una eventual cuarentena de 10 días en una residencia particular. Si el resultado del último test es positivo, entonces el confinamiento se debe realizar en una residencia sanitaria. 

Pese a ello, en ese texto publicado en el matutino, los académicos previnieron que las medidas aplicadas son “insuficientes”, debido al riesgo de contagio que producen las aglomeraciones en el aeropuerto y por la tardanza de los resultados PCR, abriendo espacio para posibles contagios. 

“Aunque razonables, estas medidas (PCR y cuarentena en el domicilio o aislamiento en residencia sanitaria) son insuficientes para evitar que una persona que arriba en estado infeccioso a Chile, contagie a otros viajeros en el aeropuerto, donde ya se han observado grandes aglomeraciones; incluso con las restricciones vigentes a la fecha y la vacunación masiva, debido a la alta incidencia en contagios de la variante Delta. El actual estado de situación deja peligrosos flancos abiertos que serán la puerta de entrada de nuevas cepas si no se toman las medidas adecuadas”, previnieron los académicos en el artículo. 

“Hoy existe un riesgo importante de que esto suceda debido a que la PCR tomada 72 horas antes del viaje tiene falsos negativos, es decir, existen pasajeros que están en su etapa de incubación del virus y que este test no detectará. Así, una fracción de ellos será contagiosa al momento de llegar a Chile y, por lo tanto, podrían infectar a otras personas en el aeropuerto de no aislarse de inmediato (…) Desafortunadamente, el test PCR que actualmente se hace en el aeropuerto a la llegada a Chile, no cumple ningún rol en disminuir el riesgo, ya que los resultados recién se saben 24 horas más tarde, cuando el daño ya está hecho”, agregan en la columna de opinión los también investigadores del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI)

Así, el texto sugiere el uso de Test de Antígenos en el aeropuerto, “cuyo resultado demora 15 minutos, es capaz de disminuir este riesgo significativamente y a bajo costo”.

Contactado por The Clinic, Marcelo Olivares profundiza en el punto, ilustrando con ejemplos concretos. “El problema es dentro del aeropuerto, porque si una persona se hizo el PCR y salió positivo, esa persona anteriormente estuvo en la fila, recopiló las maletas, puede haber viajado a provincia. Hay todo un tiempo donde no hay un monitoreo estrecho de lo que está pasando por la persona”, dice el ingeniero industrial. 

Dentro de los insumos que los investigadores le presentaron a María Paz Soriano, Olivares comparte algunas conclusiones generales de la investigación conjunta con Susana Mondschein que le fue presentada a la entonces jefa de la Unidad Nacional de Control Fronterizo y Fiscalización de Viajeros. 

“El problema es dentro del aeropuerto, porque si una persona se hizo el PCR y salió positivo, esa persona anteriormente estuvo en la fila, recopiló las maletas, puede haber viajado a provincia. Hay todo un tiempo donde no hay un monitoreo estrecho de lo que está pasando por la persona”, comenta Marcelo Olivares.

“Básicamente lo que tú logras con el test de antígeno es evitar un día entero de exposición de un viajero contagiado, es un día entero que te ahorras con el PCR. Y uno puede cuantificar ahí. Usar el test de antígeno reduce los días de contagio en uno. Un día de contagio en una persona que está circulando es tremendamente riesgoso, eso es lo que logras como conclusión. El test de antígeno le cuesta al gobierno cuatro mil pesos”, argumenta sobre el estudio que prontamente será publicado en una revista académica con compromiso de confidencialidad, por lo que no pudo ser compartido con este medio. 

Olivares, además, defiende este procedimiento apuntando a la experiencia internacional. “Esto no es algo que inventamos nosotros, en Inglaterra les regalan dos o tres test a la semana. En Alemania estos test valen menos que un euro en las farmacias, está subsidiado. Se ha utilizado en Israel, en varios países de Europa. En España, de hecho, se hizo un recital con cinco mil personas donde todos se hicieron un test de antígeno y básicamente no hubo más contagios en ese grupo”, cuenta, agregando que ya hay recintos educacionales en Chile que lo están aplicando subvencionados, como el Instituto Hebreo, el Colegio Saint George “y otros subvencionados, como el Colegio Cristiano Emanuel de la Florida”. En los últimos dos establecimientos se combina con test PCR.

Un informe que no tuvo “su momento”

Junto con presentar medidas para evitar aglomeraciones y reducir las horas de espera de los viajeros,  María Paz Soriano puso los antecedentes de Olivares y Mondschein a disposición del equipo epidemiológico del Minsal, a cargo de la doctora Alejandra Pizarro. La respuesta de las autoridades, sin embargo, fue negativa. “Más allá de que me parezca razonable a mí, le tiene que parecer razonable a ellos. No me dieron muchas razones, pero me dijeron que no era el momento”, sostuvo Soriano a The Clinic. “Siempre para estas cosas existen alternativas, siempre y cuando Epidemiología dé el vamos”, agrega. 

Aún así, la especialista añade que también evaluaron otras alternativas para agilizar el flujo de personas en el terminal aéreo, entre ellos el uso de perros biodetectores de Covid-19 o los test salivales de PCR, que permite tomar el examen a tres pacientes simultáneamente. Mientras el primero no tuvo los resultados esperados, el segundo se estaría aplicando en el Aeropuerto, asegura.

Gobierno responde: PCR en el aeropuerto, antígenos en las fronteras

En tanto, desde el Ministerio de Salud defienden el diseño implementado hasta ahora en el Plan Fronteras Protegidas. Consultados por The Clinic, detallan que el 99.8% de los test aplicados en fronteras terrestres son de antígeno, porque está dirigido a “personas que están de paso por el país, principalmente camioneros o transportistas, dado que las capacidades instaladas permiten hacerlo de esa manera y porque sus resultados están en un máximo de 30 minutos”.

No obstante, el gobierno defiende el uso del PCR en el terminal aéreo “debido a que es el Gold estándar en materia de detección de Covid-19. Los resultados están disponibles en un plazo de 24 horas y se aplica en el aeropuerto Arturo Merino Benítez mayoritariamente, ya que las capacidades instaladas lo permiten”, dijeron en una respuesta enviada por escrito a este medio.

Además, puntualizan que este tipo de test “es el recomendado para personas asintomáticas y se realiza, en este caso, en personas que además deben cumplir con exigentes medidas sanitarias, como ingresar con PCR negativo con anticipación de 72 horas, y hacer un aislamiento de 10 días con seguimiento sanitario y vigilancia domiciliaria, entre otras exigencias”.

“El aeropuerto siempre ha sido un problema”

En las últimas horas, desde el Minsal han informado a la opinión pública sobre el contagio y brotes de la variante Delta del Covid-19. En el balance del día lunes, por ejemplo, la subsecretaria Paula Daza dio cuenta de un contagio colectivo en la región de O’higgins, con 15 casos confirmados y probables de portadores de la contagiosa cepa del virus, personas que se habrían infectado mientras celebraban un cumpleaños. 

Actualmente, se encuentran 101 casos confirmados de Covid-Delta en nuestro país, según el último informe epidemiológico del pasado 14 de agosto. Según arroja el documento, la mayor parte de los casos detectados en el mes de julio, corresponde a personas que se encontraban de viaje, 71 personas, mientras que otras 3 estaban “relacionados con viajeros”. El resto de los casos fueron de “circulación comunitaria”. 

Dicho contexto preocupa a la comunidad científica. “La variable Delta ya está predominando en muchos otros países, donde están viajando los chilenos. Entonces no va a ser sorprendente que la variante Delta se vuelva predominante en el país también”, recalca a este medio Marcelo Olivares. 

En este sentido, el uso del test de antígeno para reforzar el control de las fronteras es defendido por otros expertos como, por ejemplo, Manuel Nájera, vicepresidente de la Sociedad de Infectología. “No es loco pensar en usarlos (test de antígeno), porque tienen resultados mucho más rápidos, lo que te permitiría tomar decisiones más rápidas sobre el traslado de las personas (…) La gracia de los antígeno es que uno podría usarlo de manera repetida, entonces usar uno al llegar y al entrar al hotel y los siguientes dos o tres días. Con una estrategia de testeos repetidos, uno puede tener mejores resultados en la identificación de los casos”.

Isolda Budnik, infectóloga pediátrica y miembro del Comité Asesor del Instituto Hebreo -recinto educacional donde se está aplicando el test de antígeno-, añade: “El beneficio que tiene el test de antígeno es que permite tener resultados en 15 minutos, entonces una de las principales medidas para la detención del esparcimiento del virus es actuar rápido. Y apenas se tienen resultados, tomar una medida. Eso lo permite el test de antígeno, sin dejar pasar tiempo, que es lo que ocurre cuando uno toma PCR”. 

“La gracia de los antígeno es que uno podría usarlo de manera repetida, entonces usar uno al llegar y al entrar al hotel y los siguientes dos o tres días. Con una estrategia de testeos repetidos, uno puede tener mejores resultados en la identificación de los casos”, afirma el vicepresidente de la Sociedad de Infectología, Manuel Nájera.

Con todo, el uso del test de antígeno en los aeropuertos es matizado por otros científicos como, por ejemplo, Marcela Potin, miembro del Comité Covid de la Sociedad Chilena de Infectología. “No es algo que sea de urgencia implantar porque el antígeno básicamente sirve cuando tú lo haces de forma seriada, varias veces a la semana en la misma persona si es que no tiene síntomas, o lo utilizas en personas con síntomas respiratorios”, agregando que el test de antígeno “no tiene buena sensibilidad. Va a salir muy pocas veces positivo en personas que estén con el virus en la vía respiratoria a menos que tengan síntomas”.

“El problema con los test de antígeno es que tiene una capacidad de detección en personas con baja carga viral que es bastante limitada, entonces te puede dar una falsa sensación de seguridad. Hoy en día, todavía la PCR sigue siendo el estándar para la detección de casos y para la confirmación de estos”, complementa el secretario general del Colegio Médico, José Miguel Bernucci, quien, de todas formas, agrega: “Todo lo que sea reforzar el aeropuerto y la trazabilidad y el seguimiento de eventuales casos es positivo. El aeropuerto siempre ha sido un problema desde el inicio de la pandemia. La gran amenaza que hoy tiene el mundo, incluido Chile, es la variante Delta”. 

The Clinic insistió al Minsal para saber si se están evaluando ampliar el uso del test de antígeno en el aeropuerto y las razones por las cuales no se ha aplicado hasta ahora. Hasta el cierre de edición, sin embargo, no obtuvo respuesta.

Pese a ello, la Coordinadora de TTA -Trazabilidad, Testeo y Aislamiento- del Minsal, Daniela Burgos, abordó el punto en un webinar organizado por la multigremial Pro Salud Chile en la tarde de ayer. “En el Aeropuerto se están realizando más de 6 mil PCR en un día. En cualquier operativo, hacerse mil PCR en un día no es un proceso inmediato. Pese a lo complejo y la cantidad que estamos haciendo, los tiempos de espera cada vez han ido reduciéndose más”, agregando que el Minsal tiene “normado” el test de antígenos para casos sintomáticos. “Con la cantidad de positividad que tenemos hoy, abrirlos a asintomáticos es un riesgo de falsos negativos importante”, finalizó.

También puedes leer: La pandemia golpea a la vejez: síntomas de depresión y ansiedad afecta al 52% de los adultos mayores

¿Cuántas son, cómo funcionan y qué dicen sus usuarios?: Radiografía a las residencias sanitarias a un año de su implementación


Ir al Home

Comentarios