Según expertos, las protecciones plásticas de restaurantes y diversos locales de comercio brindarían una "falsa sensación de seguridad".

Agencia Uno

Coronavirus: ¿sirven realmente las protecciones plásticas para evitar contagios?

El medio explica que, según los expertos que estudian los aerosoles, el flujo de aire y la ventilación, la mayor parte del tiempo las barreras no ayudan y solo servirían para brindar una falsa sensación de seguridad.

Desde el inicio de la pandemia, diversos locales han instaurado barreras y protecciones plásticas para evitar contagios por Coronavirus, sin embargo, ¿sirven realmente?

En una investigación realizada por el New York Times, los científicos aseguran que estas barreras no son tan eficaces como pensábamos y podrían hasta ser un problema.

El medio explica que, según los expertos que estudian los aerosoles, el flujo de aire y la ventilación, la mayor parte del tiempo las barreras no ayudan y solo servirían para brindar una falsa sensación de seguridad.

Por otro lado, los investigadores declaran que, en algunos casos, una barrera que protege a un empleado detrás de una caja registradora puede redirigir los patógenos a otro trabajador o cliente.

“Las hileras de pantallas de plástico transparente, como las que se pueden encontrar en un salón de manicura o en un aula, también pueden impedir el flujo normal de aire y la ventilación“, agrega el New York Times.

Según explican, en condiciones normales, las partículas de aliento exhalado se dispersan y, dependiendo del sistema de ventilación del lugar pueden tardar entre 15 y 30 minutos en ser sustituidas por aire fresco.

Las protecciones de plástico, sin embargo, pueden “cambiar el flujo de aire en una habitación, interrumpir la ventilación normal y crear “zonas muertas”, donde las partículas virales de aerosol pueden acumularse y 2concentrarse mucho”.

“Si tienes un bosque de barreras en un aula, va a interferir con la ventilación adecuada de esa habitación”, explicó al medio Linsey Marr, profesora de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech y una de las principales especialistas del mundo en transmisión viral.

“Los aerosoles de todo el mundo van a quedar atrapados y atascados allí, se van a acumular y acabarán extendiéndose más allá de tu propio escritorio”, agregó luego.

A pesar de esto, hay algunas situaciones donde las protecciones sí son eficientes, como en el caso de los buffets y barras de comida, donde pueden impedir que las grandes gotas expulsadas durante la tos y los estornudos salpiquen a los demás.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

The Clinic Newsletter
Comentarios