AGENCIA UNO

Goleador de Melipilla relata duro cruce con árbitro: “Cállate, que te robamos Las Malvinas”

"Todos nos podemos equivocar. Nosotros y ni hablar de los árbitros, que tienen que impartir justicia, con 22 jugadores adentro que les gritan, con la gente del banco de suplentes", agregó Gonzalo Sosa, el delantero argentino de los Potros.

El delantero argentino, Gonzalo Sosa, juega actualmente en Deportes Melipilla, y lleva un total de 12 goles en los que va del torneo nacional: es el segundo goleador detrás de Joaquín Larrivey (14).

Su brillante presente, hace relación con su historia de esfuerzo, habiendo jugado durante muchos años en la segunda división de Argentina y de Chile, e incluso por momentos sin cobrar un peso.

En una entrevista con La Tercera, el ariete trasandino relató cómo fue que se vino a Chile, y por qué tomó la decisión de dejar su país para jugar en un club histórico pero devaluado como Magallanes.

“Quería venir a Chile. Muchos compañeros me hablaron bien del país. En el ascenso argentino uno cobra de vez en cuando. Llegué a estar cinco meses sin cobrar. Uno busca más estabilidad, por la familia”, señaló Sosa.

“Me llamó el profe Balladares, que estaba en Magallanes y en un año y medio hice 15 goles por el torneo, uno en Copa Chile. Por cuestiones de cambio de administración en el club y desencuentros, no seguí”, agregó.

Asimismo, se refirió a su llegada a Melipilla, puntualizando que fue recibido “de la mejor manera, me hizo sentir importante y eso da confianza. Llevo 42 goles con el club, que es mucho. Y estoy muy contento. Es lo que vine a intentar”.

Durante la entrevista, otro tema que se tocó fue el del arbitraje. Todo esto, a raíz de los sucedido con el juez Claudio Aranda, quien en un partido de Barnechea le pitó el silbato en el oído al volante Boris Sagredo.

“Lo ideal sería que no se den esas situaciones. Es lo mejor para el espectáculo en sí. Tendrá que pedir las disculpas correspondientes el árbitro, lo mismo el jugador al árbitro si es que le dijo algo”, aseveró.

En cuanto al arbitraje en general, Sosa aseguró que “todos nos podemos equivocar. Nosotros y ni hablar de los árbitros, que tienen que impartir justicia, con 22 jugadores adentro que les gritan, con la gente del banco de suplentes”.

“Lo que fue tensionando la relación fueron las faltas de respeto de ambos lados. De parte del jugador, como también lo hacen los árbitros. Y, lamentablemente, el que tiene el poder dentro de la cancha es el árbitro”, afirmó.

En esa misma línea, Sosa ejemplificó un suceso vivido por él: “Yo, en el primer año que llegué, un árbitro me ha dicho dentro de la cancha, porque le estaba reclamando un tiro libre, ‘callate vos, que te robamos Las Malvinas’”.

“Con eso te doy una idea de que la falta de respeto es mutua. Es del jugador al árbitro, pero muchas veces el árbitro, en el afán de que el jugador no le reclame tanto, se pega alguna falta de respeto”, agregó.

“Entonces, tenemos que tratar de bajar los decibeles. La solución es de parte nuestra, bajar los decibeles. Y, bueno, darnos cuenta de que el árbitro es un colega más, que está dentro de la cancha, haciendo su trabajo“, concluyó.


VOLVER AL HOME PARA SEGUIR LEYENDO MÁS NOTAS DE THE CLINIC

Comentarios