Créditos: Agencia Uno

Dato que llega previo a Fiestas Patrias: Estudio asegura que comer en exceso “no es la causa principal de la obesidad”

Así lo publicó The American Journal of Clinical Nutrition en una nueva edición de estudio, que contempla al modelo carbohidrato-insulina como principal responsable a la hora de subir de peso. Dejando como "insuficiente" el simple cálculo matemático entre calorías consumidas y gastadas.

A tan sólo días de que comience el tan anhelado festejo de fiestas patrias, el habitual fantasma de las calorías asoma -como de costumbre- a la sombra de las empanadas, el terremoto y el asado.

El cálculo nutricional se toma nuestra culpa y analiza aquello que debemos o no comer, pensando en el peso y la talla que nos contiene. Sin embargo, dicha relación calórica entre lo consumido y lo gastado podría quedar atrás.

FOTO: ADRIAN MANZOL/AGENCIAUNO

Según nuevo estudio, la pérdida de peso no solo estaría relacionada con el equilibrio energético y matemático entre calorías ganadas y calorías quemadas. Puesto que el proceso sería un tanto más complejo de lo que pensábamos.

David Ludwig, endocrinólogo del Hospital Infantil de Boston y profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, puso en duda al modelo de equilibrio energético como única solución probable a la hora de perder peso.

Dicho modelo estima que la cantidad de calorías consumidas debe ir en directa proporción a la cantidad de calorías gastadas por actividad física.

Pero Ludwig, autor del estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition, complejizó el proceso instalando el debate: “Durante un estirón, por ejemplo, los adolescentes pueden aumentar la ingesta de alimentos en 1.000 calorías al día. ¿Pero su exceso de comida provoca el estirón, o es el estirón el que provoca que el adolescente tenga hambre y coma en exceso?“, sentenció.

Entonces, ¿a qué se debe el aumento de peso?

El principal responsable sería el modelo carbohidrato-insulina, que vincula directamente al aumento de peso con la calidad de los alimentos. Según comentan, los carbohidratos altamente procesados y de fácil digestión generan un efecto en la insulina, provocando un cambio en la forma en la que el cuerpo almacena grasa. Y por ende, aumenta de peso.

De esta forma, el consumo de dichos alimentos ralentizaría el funcionamiento del metabolismo, acumulando materia grasa y generando una mayor sensación de hambre.

Es por esto que, para la correcta y efectiva pérdida de peso, se debe evitar el consumo de este tipo de alimentos. Utilizando así la fórmula ideal que plantean los especialistas.

Volver al Home.

Comentarios