Jean Pierre Matus Acuña

Captura YouTube

Senado aprobó nominación de Jean Pierre Matus Acuña como ministro de la Corte Suprema en medio de críticas en su contra

La Cámara Alta ratificó la nominación de Matus Acuña con 30 votos a favor y cuatro en contra pese a los cuestionamientos de organizaciones de Derechos Humanos.

Este miércoles 29 de septiembre la Sala del Senado aprobó con una amplia mayoría el nombramiento de Jean Pierre Matus Acuña como ministro de la Corte Suprema.

El abogado había sido propuesto por el Presidente Sebastián Piñera luego de que en el máximo tribunal quedara una vacante ante la salida de Carlos Künsemüller.

De esta manera la Cámara Alta ratificó la nominación de Matus Acuña con 30 votos a favor, cuatro en contra y tres abstenciones, por lo que ahora solo falta que se oficialice su nombramiento para que integre la Corte Suprema.

En la antesala a la votación de la nominación diversas organizaciones de Derechos Humanos y de la izquierda habían criticado el nombre de Jean Pierre Matus Acuña.

De acuerdo a información publicada por Ex-Ante, el abogado ha sido considerado cercano a la ex Concertación, pero recién registró militancia política cuando ingreso al PS en el 2014 para luego trabajar como asesor del entonces ministro de Justicia, José Antonio Gómez.

Dicho cargo y militancia la dejó en 2015 cuando la ex presidenta Michelle Bachelet lo designó como abogado integrante de la Corte Suprema, en el que se mantuvo hasta marzo de 2019.

Debido a dicho cargo desde Londre 38 criticaron que Matus Acuña “ha posibilitado con su voto la aplicación de la media prescripción en delitos de lesa humanidad. Permitiendo así, que condenados por violaciones a los DDHH permanezcan en libertad”.

Ante esta situación, desde la agrupación acusan que “esto afecta la obligación estatal de aplicar penas proporcionadas a la gravedad del delito y contraviene recomendaciones de la Corte Interamericana de DDHH”.

Por otro lado, Londres 38 apunta a que Matus Acuña “participó en la defensa y representación del jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia del Ejército, Schafik Nazal, en el caso del espionaje al periodista Mauricio Weibel y su familia”.

Finalmente recuerdan que dicho caso “involucra gravísimas vulneraciones a la libertad de prensa y la integridad de una persona que ejerce labores de defensa de los DDHH denunciando actos de corrupción”.

VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios