Personal médico realiza procedimiento a pacientes COVID-19 conectados a ventilador mecánico

Agencia Uno (Imagen Referencial)

¿Qué es el “Síndrome Anal Inquieto”? La secuela del Covid-19 que despertó las alarmas de los expertos

Un hombre de 77 años de Japón, que estuvo internado tras contagiarse de coronavirus, se convirtió en el primer paciente diagnosticado con esta secuela

Uno de los problemas que significó la pandemia del Covid-19 son las secuelas que esta enfermedad produce en las personas que se contagian, y ahora una nueva preocupación: el “Síndrome Anal Inquieto”.

Esta condición estaría directamente relacionada al coronavirus según la información dada a conocer por la revista científica BMC Infectious Diseases, que confirmó el primer paciente con esta secuela.

Se trata de un hombre de 77 años de Japón que fue tratado en el Tokyo Medical University Hospital, luego de sufrir un contagio de Covid-19 del que se recuperó tras 21 días internado.

Sin embargo, pese al tratamiento surgieron otras complicaciones que persistieron en el tiempo, como insomnio y ansiedad. “Varias semanas después del alta, gradualmente comenzó a experimentar un malestar anal profundo e inquieto, aproximadamente a 10 cm de la región perineal”, detallan.

Asimismo, los expertos que trataron al paciente explicaron que se observaron las siguientes características en la región anal sobre las molestias: “La necesidad de moverse es esencial, empeora con el descanso, mejora con el ejercicio y empeora por la noche”.

En tanto, una colonoscopia “reveló hemorroides internas sin otras lesiones rectales”, mientras que los “hallazgos neurológicos, incluidos el reflejo tendinoso profundo, la pérdida de sensibilidad perineal y la lesión de la médula espinal, no revelaron anomalías”.

VARIANTE DEL SPI

En el estudio publicado los expertos detallan que este “síndrome anal inquieto” se trata de una variante del “síndrome de piernas inquietas” o SPI, que es un “trastorno neurológico y sensoriomotor común pero infradiagnosticado”.

En esta línea, precisan que en este primer caso identificado se cumplieron con cuatro características esenciales del SPI: “Necesidad de movimiento, empeoramiento con el reposo, mejora con el ejercicio y empeoramiento por la noche”.

“Hasta la fecha, no se ha publicado previamente ningún caso de síndrome anal inquieto asociado a COVID-19. Este informe de caso puede reflejar los impactos asociativos de COVID-19 en el estado neuropsiquiátrico”, añaden en el documento.

Finalmente, los expertos alertan que “los resultados a largo plazo de las condiciones neuropsiquiátricas deben seguir siendo monitoreados”.

VOLVER AL HOME

Comentarios