billetes

Agencia UNO

Acusan al gerente de campaña de Sichel de quedarse con platas OTIC a través de licitaciones truchas

Interferencia y El divisadero de Coyhaique accedieron a diversos correos entre Jaime Briceño y el presidente de la OTIC Proforma y de la Asociación Nacional de OTIC, Michel Faure, en que se comparten información de los procesos para que el gerente de campaña de Sichel ganara esos concursos.

Tamara Unda, que trabajó durante más de una década con el gerente de la campaña de Sebastián Sichel en Transversal Capacitaciones (Transcap), Jaime Briceño, lo denunció acusándolo de arreglar licitaciones a las que postulaban para hacerse de millonarios fondos.

Según el reportaje de Interferencia, Unda decidió entregar su versión luego de que el Organismo Técnico de Capación de propiedad de Briceño quebrara y mantuviera su finiquito impago.

La pega de Unda consistía en postular a licitaciones abiertas por Organismos Técnicos Intermedios para Capacitaciones, que eran firmas que seleccionaban a OTECs por medio de concursos para que realizaran cursos a trabajadores.

Estas capacitaciones eran pagadas por empresas por medio de deducción de impuestos que eran fiscalizados por el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence).

Al respecto, la ex funcionaria manifiesta que “yo hacía mi pega, postulaba a lo que él [Briceño] me decía… Después llegaban los resultados y ganábamos muchas [licitaciones]. Entonces yo decía ‘pucha, hago la pega súper bien y mis postulaciones son estupendas, tengo mucho talento’”.

Sin embargo, Interferencia y El divisadero de Coyhaique accedieron a diversos correos entre Briceño y el presidente de la OTIC Proforma y de la Asociación Nacional de OTIC, Michel Faure, en que se comparten información de los procesos para que Briceño ganara esos concursos.

El modo de operación era que Faure le decía a Briceño, a través de correos codificados, los montos por los que debía ofertar para ganar las licitaciones en cuestión.

Al respecto, la denunciante indica que “sé lo poderoso que es él, sabe que yo iba a tener susto de contar las cosas. No quiero que esto le afecte a mi emprendimiento”.

Añadió que participó en esas labores, porque “como subordinada seguía instrucciones de qué y cómo postular. Soy madre divorciada y tenía que parar la olla”.

La operación funcionaba de la siguiente manera: Faure le enviaba una lista de Excel con códigos a Briceño, quien después le enviaba a Unda una lista bajo palabras clave “listado de herramientas”. En otro email, Briceño le explica a Tamara cómo debe leer y descifrar los precios para ganar las licitaciones.

Había una planilla con muchos números que, al dividir entre la primera columna y la tercera, y la segunda por la cuarta, daban como resultado los precios correspondientes.

Un trabajador de logística de TransCap confirma la versión de Unda, detallando a Interferencia que “era raro que se ganaran tantos cursos habiendo tantas empresas en la licitación, siendo que los cursos no eran nada del otro mundo…sé que tenía contactos para conseguir las licitaciones”.

Añadió que es “muy sucio como se maneja él en temas de platas y de contactos: nada lo consiguió de forma transparente y leal. Siempre nos decía que nos pusiéramos la camiseta, pero él nunca se la puso”.

Otro trabajador cuenta que “le llegaban las propuestas de las OTIC antes para que postularan, se las mandaban antes… “Jaime [Briceño] lo comentaba”.

Desde el Sence señalaron al medio que estos hechos podrían constituir delitos, pues con ocasión de la Ley 21.121 que modificó el Código Penal, se incorporaron en nuestro ordenamiento jurídico, delitos de corrupción entre particulares en los artículos 287 bis, y 287 ter del Código Penal. Lo relatado parece ajustarse de manera más o menos precisa a la hipótesis del art. 287 ter del Código Penal”.

Agrega que “el Sence no ha tenido conocimiento concreto de este tipo de situaciones. No obstante ello, es un riesgo del sistema,  y corresponde a los OTIC, velar por el correcto uso de los recursos”.  

Briceño señaló a Interferencia que todo esto se trata de una campaña de desprestigio y que los correos serían falsos. En tanto, Faure contestó que “desconozco estos mail, son de hace muchos años atrás, no entiendo bien de que se trata todo esto, no veo ningún código asociado a lo que me dices y mucho menos puedo hacerme cargo de suposiciones infundadas, que mas bien deben ser fruto de una fuente mal intencionada que de otra cosa”.

En un nuevo correo, Faure no desmintió la veracidad de los correos, pero precisó que “te acabo de contestar [en el correo descrito anteriormente] y si tienes una duda concreta la chequeamos”. 

Sobre el caso, el candidato presidencial, Sebastián Sichel, no contestó los WhatsApp enviados por Interferencia.


VOLVER AL HOME

The Clinic Newsletter
Comentarios